NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

viernes, 31 de julio de 2009

UNA LEYENDA

"Antes de exhumar esta carta, yo me había preguntado de qué manera un libro puede ser infinito. [...] Imaginé también una obra platónica, hereditaria, transmitida de padre a hijo, en la que cada nuevo individuo agregara un capítulo o corrigiera con piadoso cuidado la página de sus mayores." Borges, El jardín de senderos que se bifurcan.


-->
Como ¿todos? sabemos, una leyenda es un relato de transmisión oral que pervive de generación en generación, y que por lo tanto alcanza con el curso impetuoso del tiempo un declive progresivo, a base de-que-cada dequeísta o decadente narrador le da un toque propio, omite detalles que considera innecesarios y añade otros matices para que adquiera cierta emoción o sensación de actualidad, consiguiendo así de una misma historia una gran diversidad de experiencias personales. Sabiendo esto, les explicare la siguiente trama:

“¡Hoy es el gran día! Ahora te levantaras de la cama en un intento fallido de extinguir la inmortal pereza y te dirigirás como cada monótona mañana hacia la cocina para saciar el hambre que te corroe, devorando todo lo que encuentras a tu paso: no más que un tacita de café amargo como tú y un par de magdalenas endurecidas con un refinado toque insulso, también semejante a ti. Te desplazaras hacia el odioso trabajo y retornaras con un sabor arduo en la boca; ha sido un día duro”

En este punto, mi querido lector... se preguntara1: '¿que tiene esa jornada de especial?' No se impaciente. Pronto encontrara alivio a su desazón.

“Estas exhausto, casi disgustado. Hoy leíste algo en el periódico que te dejo absorto. No lo niegues, aún andas rumiando con lentitud aquellas letras inquietantes, desmenuzándolas... todavía persiste en su misión el periodista que te hablaba con vehemencia, "frente a frente", como diría Gracian2. No puedes evadirte en el sueño, ni tampoco lo deseas; es irrefutable que ello evocaría irremediablemente, sabiendo lo que sabes, en una pesadilla sombría. Es tarde y perros sarnosos atormentan todavía más tu alma frágil entre sus gritos desgarradores, ahogados en un sentimiento melancólico.Ensimismado en tu meditación logras ignorar todo lo que te rodea excepto eso, tu única y verdadera preocupación.”

Llegados a este preciso instante, permítame, mi aterrado protagonista, que le haga tragar saliva y rememorar con más sufrimiento aquella noticia; porque doy por hecho que no osara contestarme que no es capaz de recordarla,¿verdad?

“Tu reflexión ha llegado a una terrible conclusión en la que se concibe un callejón sin salida... ni entrada. No conoces la solución del enigma que te envuelve en sus tallos sencillos pero estratégicamente colocados, impregnándote de su fragancia de ignorancia y misterio. Respiras hondamente, y exhalas un suspiro propio de un gélido cadáver mugriento.”

¿La tensión del no saber
la mente le corroe?
¿O acaso ni se percata
del tiempo que se escapa
en cada aliento, entre sus fauces,
pavoroso, ciego e inconstante?

“En ese mismo momento sonó un estrépito que ni siquiera en la más profunda meditación podría haber sido eludido.”

Tranquilo, no me refiero a su corazón que palpita al borde del precipicio letal que tanto teme. Oh, sí, no tenga la desvergüenza de rebatir la pura verdad: ni el corazón delator de Edgar Allan Poe se contraía y dilataba alternativamente de manera tan veloz y fogosa.

“Levanta la visión de ese horizonte imaginario, enajenado. Aunque seguramente me lo refutaras, eres una persona muy espabilada. ‘En esta casi inexistente (incluso legalmente, parece ser) población de lujo, han asaltado ya a más del 33% de los convecinos de manera reiterada, y cada vez son más violentos y sofisticados para contrarrestar la alta tecnología que imponen para protegerse. La vida o la muerte es su lema, y más de un avaro a querido jugarse el todo por el todo o nada y a fracasado en sus expectativas. Confiesan algunos que incluso hay distorsiones: muchos de ellos tienen lustrosos sueldos o poderosas influencias que los asaltantes reclaman con tal de dejar intacta su existencia, y así mes tras mes. Las pocas protestas y demandas enviadas (¿...y recibidas?) a la policía local, escritas sutil y discretamente unas veces y otras con aires terroríficos y asumiendo en ellas la propia muerte de su autor, han sido acalladas por la banda con sangrientas consecuencias. No se tiene ninguna pista sobre su paradero y se desconocen numerosos detalles sobre su metodología. Suelen atacar de noche’ ”.

¿Vas recordando los escalofriantes sucesos? ¿Se despeja ya la incertidumbre que aquejaba tu ánimo? ¿Puedes desvelar el descalabrado final? Apuesto a que sí. Pero como dije, una leyenda igual que un mito tiene diferentes finales, así que sigamos en el esperanzador camino que se bifurca.

“No sabias nada... Normal, pasas el día fuera de esas fincas repletas de arrogantes adinerados que no van con tu estilo. Ya apenas puedes tu pagar la gasolina...¿Quien te iba a decir que por ir a la oficina de prensa local a pedir un favor, trabajo, al amigo del familiar de quien habías heredado la casa te encontrarías la edición inédita de mañana, discreta y escrita con temor? Acto seguido, viendo vacía la oficina mientras un escalofrío recorría tu mente, fuiste a la tienda de armas: temías por tu vida... ¿estarían vigilando? ”

Muy precavido, sin duda... pero hay algo que no encaja, ¿no crees?

“ ’En una semana podrá venir a recogerla’ te había respondido el vendedor. Además, los ladrones hacían su trabajo y sabrían que no merecía la pena mantenerte con vida con una lengua peligrosa como la tuya y un sueldo mísero que apenas te permitía mantener las haciendas de la herencia: poco a poco habrían de hacerse con el control de aquel aislado y pequeño artificio de supuesta sociedad, apéndice extraño y ajeno de la civilización. Hoy era el gran día, el ultimo: el de tu muerte. La cosa estaba clara”

Así que era eso: solo y desprotegido como antes, retrocediendo de nuevo a la casilla ultima del juego; pero finales hay cientos, así que continuemos de nuevo por el pantanoso camino del horror. Desahógate antes de continuar. Se que lo necesitas.

“ ‘En una semana ya estaré criando malvas, mentecato’, pensaste, resonando en las laberínticas grutas oscuras de tu mente cada una de las atropelladas silabas, desfogándote. Pero entonces vislumbraste en tu memoria confusa un recuerdo de gran utilidad. Fuiste deshilando el enredo con suma delicadeza: ya tenias una, de cuando joven y aquella vocación y aquel regalo y aquella historia intima e intransferible.”

Me parece que el que narro esto era muy optimista... ¿Pero lograras a tiempo saber la ubicación del arma? Cuanto lo dudo, frágil memoria...: hoy es el día, no te resistas más...

“Te encontró antes de que pudieras hacer nada y te mando donarle amablemente todas tus pertenencias de valor, bien pocas, mientras te apuntaba entre ojo y ojo, como advertencia; aunque no tardo en subirlo a un punto más mortífero. Entonces le guiaste por los pasillos sin llevarle a ningún lado buscando mentalmente en el olvido tu protección y salvación. Digamos que lo conseguiste y en un despiste del insolente que tenias delante, dejando al lado la profesionalidad con una buena cerveza helada que sofocara el calor de sus prendas, un disparo certero le mato... ¿o no? Podríamos añadir que lo esquivo por fortuna, pero que su embriagado estado facilito que le propinaras una paliza o, incluso, que tras esto te sorprendió por detrás su compañero y te disparo entre medio de los dos hemisferios o perforandote un pulmón, otorgándote así una muerte lenta y dolorosa, derramando gota a gota y aliento a aliento un vertido de vitalismo impagable, derrochado en el antaño glorioso lugar, tiñendo el parquet de un rojo negruzco casi vomitivo por la oscuridad, y de una sonoridad exasperante y crispante en el ambiente .”

Ese final me hubiera encantado, pero mucho me temo que el miedo no yace en cuerpos mutilados, troceados y barnizados de pasionales colores escarlatas o lóbregos, de miembros podridos con hedores que harían regurgitar lo que ni siquiera ya existe en nuestro intestino. El pánico es psicológico.

“Sumido nuevamente en tu pensamiento, tras todas aquellas emociones que supongamos que supiste sobrellevar, pensaste de nuevo en la noticia principal... y no aquella que te suscito una leve precaución y punto”.

¿Sorpresa?, ¿Es que habías pensado que aquella mala nueva era la que te mortificaba? ¿Tan superficial eres?¿Tanto valoras tu mediocre existencia? ¡Profundiza en tus más temidos horrores!

“Aquella voz que acallamos e ignoramos y que nos llama desquebrajándonos los oídos es nuestra noticia. El temor interior que en lo más hondo del espíritu es encerrado. Aquella idea que preferimos no nombrar; tan terrible que preferimos obviarla. Solo tu tienes la respuesta. Solo tu puedes conocer al sádico terror que esclaviza tus actos oculto tras la pétrea sombra que constriñe tus latidos y ahoga tu aliento ”

Eso es la leyenda y lo siguiente es mi prisionero que hoy libero:

“¿Somos algo? El individuo en si es siempre tan insignificante..., sobre todo cuando yace junto a una masa informe y creciente de 7.000 millones de personas. Además, parece muy pretencioso y soberbio considerarse algo verdaderamente único y necesario, ya formemos parte de la intrahistoria o de los selectos dirigentes, ya seamos engranajes, diseñadores o constructores de nuestra sociedad; cierto que tenemos una cierta, relativa y escasa importancia dentro de nuestro hermético sistema..., pero si tenemos en cuenta que no somos más que una negligible porción del universo y que probablemente no seamos los únicos que lo habitemos, el sentimiento de insignificancia es desolador... y la idea de trascender...ridícula.

Pero más allá de todo eso ¿que nos hace pensar que ni tan siquiera somos reales y que todo esto no es más que un sueño? ¿Y si fuera una simulación? No pretendo discurrir ahora en cada uno de los puntos que me hacen contravenir el presunto sentido común3, pero sí afirmare que las premisas de Bostrom son perfectamente viables4. Al fin y al cabo, la tecnología avanza rauda y veloz y el interés en estos campos ha sido ya explotado y seria de gran utilidad, por ejemplo, para elaborar campañas de marketing y sacar mayor tajada, o para hacer todo tipo de experimentos sociológicos, o quien sabe que…

Ciertamente, tal vez Shakespeare tuviera más razón de la que quisiera o imaginara cuando dijo que "la vida es como un cuento relatado por un idiota, un cuento lleno de palabrería y frénesi, que no tiene ningún sentido"; porque, como dice Flynn en Tron, el mundo de los creadores y los creados, de los programadores y los programas, no son tan diferentes, siguiendo la premisa: 'seguid haciendo lo que se suponga que debáis hacer aunque parezca una locura', de modo que solo el dogma, aun siendo arbitrario y absurdo, puede negar esta perturbadora, aniquiladora y nihilista idea .

Y es que, realmente, no somos nada: no más que títeres inconscientes manejados por hilos invisibles controlados por un titiritero, si cabe, todavía más inconsciente y volátil; un aprendiz al que todavía no le obedecen los hilos y tal vez nunca sepa que hacer con ellos, como si se tratase de un técnico sin diseños, de un cuerpo sin mente, de acto sin potencia, de presente sin futuro...; un titiritero que tal vez hemos encumbrado nosotros para otorgarnos movilidad y estabilidad, llamado Sociedad, Dogma, Moral,..., y que ha degenerado en un automatismo frívolo y absurdo. Un mecanismo de dominación tan sutil que después de más de 100 años de su destape por parte Nietzsche todavía sigue imperando en nuestro juicio.

Solo nuestro egocentrismo e ingenuidad puede negarlo.”

Ahora te toca a ti mostrarme tu delirio..., continuar esta inmortal historia sobre los horrores que obnubilan con congoja a los seres vivos como vosotros...y yo; tal vez sobrevivieras físicamente a esta aventura: pero no podrás escapar intelectualmente de ella... y sepas que te estaré esperando tras la catarsis, bajo el umbral de la incomprensión y su soledad .

PS: se le recomienda leer la citada leyenda durante la noche, en el lugar más inhóspito, en el cuarto más sombrío, en el sillón más incomodo, es decir, en el sepelio en el que yace en este mismo instante...su mente.

Buenos sueños.
Firmado:
el lunático Sekioz,

Dedicado, con temor y temblor encerrando y dar pretendiendo, a Marcos Salgado


NOTAS
1Tan valida es la lectura “en este punto, mi querido lector se preguntara [...]”, de modo que si no lo hace no debe considerarse lector mio, como “en este punto,mi querido lector, se preguntara”,de modo que estoy suponiendo su comportamiento, o incitándole a tal. Este uso ambiguo y ambivalente tan atrayente de los puntos suspensivos, en el que inquiero en otras ocasiones, es deudor del teatro; en concreto, yo lo conocí con Shakespeare y su:

“En efecte, només m'alegrarà
tornar a veure Romeo...però mort...
tinc el meu pobre cor per un parent vexat”
“Nunca quedaré contenta
con Romeo hasta que le vea... muerto...
está mi corazón de llorar a Tebaldo"

En este caso, Julieta esta expresando que “En efecte, només m'alegrarà tornar a veure Romeo. Però mort tinc el meu pobre cor per un parent vexat”, esto es, que ama a Romeo y no a Tebaldo. Sin embargo, la Sra. Capuleto entiende “En efecte, només m'alegrarà tornar a veure Romeo, però mort. Tinc el meu pobre cor per un parent vexat”, es decir, todo lo contrario de lo anterior. Reitero: estos equívocos son frecuentes en el teatro y especialmente, creo, en la época. Pero no sabría citar otro ejemplo concreto que utilizase este recurso, el equivoco, con este método, los puntos suspensivos, las pausas ambiguas.
Trabajo sobre la versión catalana porque es con la que estoy familiarizado y Salvador Oliva es un excelente traductor de Shakespeare. Añado la traducción que ofrece wikisource, que no esta en verso y es menos clara.
Pertenecen a: Romeo y Julieta, acto III, escena V, verso 97-99.
2Referencia a la cita siguiente: "Es el hablar efecto grande de la racionalidad, que quien no discurre no conversa. «Habla, dijo el filósofo, para que te conozca.» Comunícase el alma noblemente produciendo conceptuosas imágenes de sí en la mente del que oye, que es propiamente el conversar. No están presentes los que no se tratan, ni ausentes los que por escrito se comunican: viven los sabios varones ya pasados y nos hablan cada día en sus eternos escritos, iluminando perenemente lo venidero." Baltasar Gracian, el criticón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.