NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 18 de abril de 2010

Apología al sexo

¡Púm! Sonó tras de si, como al fin de cada jornada, fúnebre y brusco estrépito que parece transmitir que nunca nada bueno aguarda.

-Hola…-pronuncio rumiando cada una de las letras de la escueta palabra.

-¿Que tal?
-Fatal
-¿Por qué? 
-No lo se
-Sincérate

-Yo… ¡No lo aguanto más!-exploto en un Big Bang de rabia- Estoy harto de la hipocresía humana. ¿Acaso no estamos de acuerdo todos con que el sexo es uno de los mayores placeres de esta vida?
-En absoluto -pronuncio placidamente mientras el otro quedaba estupefacto, convencido de que todos le darían la razón, ya que llevaba todo el trayecto pensando en ello -. Que hay del placer intelectual, por ejemplo, que produce una partida de ajedrez[1]. O que hay del placer que siente el matemático que, tras largo tiempo de inacabables deducciones, habiendo husmeado y acariciado con una suavidad y sutileza deliciosa cada uno de los lados concebibles de un problema, estérilmente, alcanza al fin la arista afilada que le despierta de su profundo sueño, y ve al fin que todos sus enfoques anteriores no eran más que una sarta de sandeces, particularidades pueriles, una comedia que ahora le divierte; se sorprende de su hallazgo maravilloso, de la visión global de la cuestión, ahora que ve su estructura y formalización, después de haber dado tantos infructuosos paseos alrededor de la verdad ciegamente, sin rumbo aparente, y descubre finalmente una nueva y mayor, suprema y fantástica, inefablemente satisfactor….

-Disculpa que interrumpa tu orgasmo, pero no todos somos matemáticos.

-Por su puesto; primero me lo explico a mí, y ahora te lo traduzco. ¿Acaso el filosofo no siente algo similar o aun superior? Su nivel de abstracción alcanza cotas inimaginables, comparado con la matemática rudimentaria que tú conoces, o la física no teórica. Pese a ello, todos podemos, y en el fondo somos, filósofos. Incluso las marujas de los portales cuchicheando entre susurros el comportamiento de sus convecinas ausentes.

-Esas son más bien pseudopsicólogas.
-Bueno, ¿pero me vas a negar tu ahora que no hay un filosofo dentro de cada ser humano? Si ayer mismo lo admitías tras semanas de corrosión y ensimismamientos. ¿Me estas vacilando? Dejando a un lado la profundidad, calidad y cantidad de esos pensamientos, por definición el ser humano no puede evitar en un momento u otro esas reflexiones trascendentales y universales. Podemos conjeturar, sin duda, con la existencia del Mario de Lope de Vega, o el Glaucon de Platón, con seres ajenos a las ciencias y el saber, mas su existencia no es factible. Aun el mayor de los ignorantes no puede evitar esa inquietud intelectual llamada filosofía. Es inherente, des de que nacemos, un apetito insaciable por saber el porque de las cosas. Como decía el poeta: " Porque la obligación hiere, y la falta de tiempo mata, que si no yo comía libros, como quien come manzanas, que ni sacian la gana, ni la gula ni nada" . De igual modo repite el infante en eternos bucles su pregunta. Que humano no ha repetido hasta la saciedad en su más tierna infancia, la pregunta perenne, el preludio a toda futura respuesta, la clave que abrirá las puertas del saber: "porque?". Necesitamos aferrarnos a algo, en este océano caótico sobre el cual navegamos sin rumbo, y la sabiduría, la filosofía, la razón es nuestro faro. De otra manera, no podríamos soportar la idea de vivir en ese sin vivir, de...   


-Si, sin duda las elucubraciones abstractas y metafísicas son fascinantes, pero uno no come del aire.
-!¿Y eso es lo único que te importa?! ¿Comer? ¿Los placeres de la carne?
-¿Y eso es lo único que te preocupa? ¿Las ideas, los modelos abstractos, las ficciones y juegos de espejos? ¡¿En que mundo vives?! Vuelve a la realidad. Los cuentos de hadas y los mundos perfectos son para los ingenuos. Madura
-¿Es que acaso la perfección, pese a ser un mito imposible de alcanzar, no nos sirve de referencia para seguir mejorando?, O en palabras que tu puedas entender, ¿es que no es un modelo útil, practico; un molde que imitar? Por otro lado, ¿Por qué, si me complace, no puedo yo juguetear "con vanos fantasmas de niebla y luz" cual joven romántico becqueriano? ¿En que maltrecha cabeza cabe considerar un crimen divertirse en ensoñaciones utópicas?

-En ninguna, pero solo te llevara a la locura…- frustración, sufrimiento, desilusión,... encadenaba en su cabeza al suspirar- de todos modos, si bien es cierto que el ejercicio mental puede ser sumamente placentero, ¿no me negaras que es agradable saborear un exquisito manjar? 
-Por supuesto que no, pero es un placer banal y una necesidad básica.
-¿Comer exquisiteces es una necesidad básica?
-Comer a secas
-¡Ah! Perfecto, a partir de ahora te preparare la comida que no te gusta.
-De acuerdo, cuerdo amigo, ya capto que no tengo escapatoria, tus argumentos son irrebatibles: pudiendo comer bien no seré tan idiota de elegir la bazofia.
-¡¿Idiotas?! ¡¿Los has llamado idiotas?! Sabes, Platón y su sequito de futuros racionalistas están obsesionados por la razón, despreciando los placeres de la carne y la vida misma hasta tal punto que bien se podrían ser considerados unos ascéticos o fanáticos que se autolesionan para poderse concentrar en lo que les importa: la razón pura, que Kant bien sabrá criticar. Pensaba que idolatrabas su mundo perfecto e idealista, y pese a todo, les insultas?
-Una cosa no quita la otra, ¿entiendes?

-No hay problema. Entonces, igual que hablamos de la comida podemos hablar del sexo, probablemente con más agrado todavía, si cabe. Bien, pues lo que no entiendo es porque es un tema tabú, y mucho menos porque no podemos hacer proposiciones de esta clase a quien queramos sin esperar a cambio, necesariamente, un guantazo.
-Un momento, lo que estas proponiendo tu es… sexo sin amor-dijo perplejo.
-Claro…, como no lo había previsto antes, un idealista caballeroso como vos no lo entendería por las buenas, no…-dijo con tono rimbombante.
-Pero, ¿Qué sentido tiene? Es una experiencia completamente vacía y banal.
-Como comer, sobre todo teniendo en cuanta tus estrafalarios gustos, a lo que no decías que no. Además, ¿Acaso no es una de las mejores de esa clase? Por otra parte, conocer y compartir tiempo con alguien jamás es una experiencia trivial.
-No lo puedes comparar a una cena. No hay conversación, solo hay…
-Ríos de lava pasional, lujuria y desenfreno estallando rabiosamente, convulsiones irregulares, respiración conturbada, caos; labios abrasadores buscándose en un mar de misterio, enajenación cósmica, corazones latiendo a son de jazz, de rock, de pura explosión, mientras la adrenalina te posee como una criatura de la noch… 
-Disculpa que interrumpa tu orgasmo, pero no todos…-somos experimentados en esas artes, quiso decir- no todos los detalles eran necesarios-dijo pensándoselo mejor-. Aun así, jamás conocerás a la otra persona mediante el sexo.
-Se puede saber mucho más de lo que crees
-¿No volverás con lo de tu sexto sentido?
-… ¿y cuanto se puede conocer de otra persona hablando? Acaso crees que conoces realmente a toda la gente con la que tratas. ¿Como sabes que no te engañan y que todo es una farsa? Y aunque quien te hable crea realmente en sus palabras, no te fíes, pues hay mucho esquizofrénico suelto, que dice A y luego hace B. Francamente, a veces incluso dudo conocerme a mi mismo.
-Con razón decía tu madre que no eras normal.

-Sea como fuere, la razón por la que no aceptas mi concepción de unión libre es la misma que hace que el sexo sea un tema tabú: el pudor, la vergüenza a lo más íntimo, a aquello que solo tú conoces, pero también por ser el máximo exponente de la vida, esa vida que tus amigos racionalistas se encargaron de negar, esa vida demasiado breve e intensa, cruel y desgarradora, que te deja con la miel en los labios, que te enseña el caramelo para que te acerques, y cuando te tiene suficientemente cerca, te da un buen derechazo. La gente lo ha venido considerando, des de tiempos inmemoriales, una joya perfecta, una obra total, y sin duda lo es, pero esta hecha para ser aprovechada y compartida y no simplemente contemplada con el cartel de intocable: fruto prohibido que solo se puede conceder a una persona para toda la vida o de lo contrario eres el cerdo más grande imaginable. Pero si la gente perdiera esa mal nacida vergüenza, y dejara de lado los prejuicios sociales, que no tienen ninguna razón de ser, serian más felices.
-Discrepo, ¿porque te ha de dar el placer felicidad?
-¿Te estas oyendo?
-Quiero decir, el placer no es la única fuente de felicidad. Tal vez para un hedonista como tú sea así, pero ese cúmulo de experiencias vacías no es suficiente para todos. Que hay de la autorrealización, de cumplir nuestros deseos y ambiciones. Además, tanto placer, si no es suministrado con juicio, con raciocinio sano, puede ser terrible. Incluso si pretendes ser un vividor, no puedes dejar de lado la razón que te ayudara a calcular que placeres te convienen más, según su intensidad, duración y futuras consecuencias adversas.
-Cierto, pero entonces aceptas que parte de nuestra felicidad viene del placer, ¿no?
-Si, supongo.

-Entonces, siendo el sexo un exquisito placer y diversión de esta vida, que de por si no implica más gasto que unos condones (jueguecitos aparte), y que además de permitir conocer gente, es sumamente saludable (como cualquier actividad física), me vuelvo a preguntar porque es todo tan complicado y porque se confunde amor con sexo. Si se impusiera la unión libre no habría esa clase de malentendidos, no existirían los “aprovechados” ni los “cerdos” ni las “zorras”. De esta manera desaparecería la prostitución, al fin y al cabo su existencia seria absurda una vez impuesto la unión libre. En todo caso, aparecerían locales de reunión donde se habilitarían salas para que fluyese el amor. Igual que un prostíbulo, pero sin transacciones económicas.
-¿Y quien pagaría el mantenimiento del mismo?
-¿Quien paga el mantenimiento de una discoteca? Se cobraría por entrar, a no ser que lo subvencionase el estado, o que, preferiblemente, y puestos a soñar, que fuese gratis, para no restringir a nadie. Quien sabe, no quisiera perder ningún bombón ni semental simplemente por ser pobre, ni privarles de la inefable orgia de orgásmicos placeres.
-Veo que sigues con tus ideales comunistas, eh. Según me contaste, cuando la tecnología lo permita, tal vez no fuera tan mala tu utopía de TEMCICA, pero por ahora será mejor que dejes de soñar.
-¡Mira quien habla! ¿No decías tú hace un momento las virtudes de soñar? Bueno, en cualquier caso  el único problema que podrían tener estos locales es que acudieran más hombres que mujeres o al revés. Pero tampoco creo que haya tanta diferencia entre la libido de ellos y de ellas, pese a los múltiples prejuicios existentes. La castidad que aparentan muchas veces es una mera ilusión y por otra parte esa deliciosa alteración propia de algunas mujeres, ese furor uterino llamado ninfomanía, probablemente solucionaría en parte la posible escasez de mujeres, ya que además, recordemos sin tabúes, que una mujer puede disfrutar con varios hombres, por ejemplo, con el celebre candelabro italiano.
-Si, claro, Tiresias se equivoco en cuatro unidades. La mujer no disfruta nueve veces más que el hombre sino cinco
-O los antiguos griegos conocían posturas que incluían más hombres. De hecho una variante del candelabro usa los pies, implicando a siete hombres, y si además le añadimos la doble penetración en cada uno de los tres orificios sumarian diez. Lo que ya no se, es si se le puede sumar al candelabro este plus, o si todavía se podría añadir estratégicamente (dejando de banda la comodidad de la postura) a otros hombres practicando pseudocoitos y tal vez todavía podría añadir a alguien más en una experiencia total y completa, extraordinaria y plena, desbordante de fuego y desenfreno cual abrasador infierno de placeres lujuriosos y apetitosos, de experiencias que trasciendan de lo terrenal y eleven a la mujer a grados de gozo inimaginables, cuasi divinos e incluso, tal vez …
- Disculpa que interrumpa tu orgasmo, pero creo que has visto demasiadas películas, ¿sabes? No estoy muy seguro de quien disfrutaría más de esa postura, ni si el placer seria psicológico por el morbo o realmente físico. Además, creo que estos detalles no son necesarios para nuestra disertación filosófica, ¿no crees?
-Por supuesto, solo me estaba recreando un poco en mis fantasías, ¿que hay de malo en ello? ¿Puedes tu recrearte con tus matemáticas y no yo con mis placeres carnales? ¡Que injusticia!-enfatizo para luego descansar en un suspiro aliviador- Sea como fuere, no solo la mujer puede disfrutar de la compañía de varios hombres a la vez, sino con mayor facilidad que el hombre de manera  consecutiva. Si bien el hombre tiene una limitación bien definida en este aspecto, en la mujer es una mera cuestión de resistencia física, por así decirlo, pero no hay ningún impedimento determinante. Gracias a eso nos encontramos con las Gang Bang como Lisa Sparxxx: 919 hombres en 24h
-De acuerdo, parece ser que la escasez de mujeres no es un problema, pero ¿y la escasez de hombres?
-De eso ya me encargo yo-bromeo, considerando siempre el humor la respuesta a todo y no queriendo remitir al tópico de la eterna apetencia del hombre.

-Veo en tus locales otro cuestión a solucionar, puesto que si consideramos lo anterior como un problema de equilibrio de cantidades, cabria esperar otro de calidades. ¿Que pasaría si los hombres que acudiesen no estuvieran dispuestos a inhibirse con las damas allí presentes por considerarlas poco atrayentes o a la inversa?
-Eso no sucedería. Yo siempre he dicho “más vale mala raja que buena paja”. A no ser que exista en el mundo un engendro tal que ni humano se pudiera considerar, creo que no habría problema. Además, piensa que para gustos hay colores; hay gente para todo, cuyas predilecciones pueden escapar al presunto sano juicio de las masas. Todo sapo tiene su sapa. El único inconveniente seria hallar el modo de canalizarlo adecuadamente, pero tal vez una simple Web de citas en la cual pudiese la gente elegir i quedar fuera la solución. Incluso se podrían hacer búsquedas personalizadas para buscar a quienes quisiesen en ese momento solo determinadas practicas. De todos modos esto seria un paso previo opcional y poco usual, considero. No hay tanta diferencia entre unas mujeres y otras. Tu querido amigo Platón lo expresa muy claramente en su banquete. Claro que es necesario probar todos los sabores para darse cuenta que todos son exquisitos. Un amigo mió poeta llego a escribir una apología a todas la mujeres, en el cual las  alaba a todas por igual. Se hacia llamar filogino, aunque lo suyo era de mujeriego clásico. Decía así:



Susurrar suave al oído
de damas bellas necesito,
y acariciar sus senos
con las yemas de mis dedos
sin apenas tocarlos
mientras las enago
de embriagadoras esencias
que como el agua se filtran
entre mosaicos de piedra.

-Donde dejo tu amigo la sutileza poética?
-Tan escondida la tiene, como tu a la estética

No puedo, con descaro, evitar,
con ojos lascivos, mirar
mujeres en vestidos embutidas
como chorizos…frescos…
de estampa apetecible
en sus suaves pinceladas
de aromáticos aceites.

-Chorizos frescos o frescos entendidos como cuadros?
-He ahí la sutileza demandada

Tanto las anhelo
que de ellas me alejo,
pues su presencia
la razón me roba.

-Ascético?
-Anhelico!
Pero una vez vislumbrada
la sensual imagen, eterna,
persiste en mi mente,
y en agobios me persigue,
incapaz de olvidarla.

Deseo cada día
navegar entre sus olas
bajo el calido sol,
en mundos ajenos,
en mis lujuriosos sueños.
En ellos me disuelvo
en la blancura de su piel
y soy pisoteado
por lo asombroso de sus pies.

-Tu amigo es Tarantino?
-No, no es tan cretino.

Procuro la corza cazar
con la astucia de mi cabeza
y la habilidad con la ballesta
en sinfín de furtivas miradas,
mas esta jamás
se dejara atrapar.
Si le dijese a la presa
que muero en ansias de comerla
con más brío huiría
y eso yo no querría.

En sutiles y sugerentes gestos
inducen a obscenos pensamientos
y ayuda mucho a ello,
no solo la seda que las cubre
sino también la falta de tela
que muestra su perfecto cuerpo.
Por las noches me desvelo
en la sola soledad de mi fuero
en un lecho vació,
con una yugular sin cabal.

-donde iría la sangre?
-no es evidente?
Todas ellas
merecen apología,
pues su entereza
les es natural.
Podrán creerse peor
o tal vez mejor,
pero en todas veo
un increíble fulgor.


 Por otra parte, las elecciones de la gente se basan en unos meros estereotipos impuestos por una sociedad estupida y de pretensiones absurdas: ¿! Quien puede desear un puñado de huesos áridos, fríos y duros atados a la piel !? Terrorífica estampa. Dice el poeta:


Denme las escuetas costillas
en el plato de comida
y no en las pasarelas
donde anhelo opulencia
tanto en pechos y caderas,
como en muslos y cabeza.

Y es que más allá de la cuestión estética, es terriblemente doloroso e incomodo hacerlo con una huesuda, ya que en cada estampida su cadera se clava en mi cuerpo como un arpón. Desde aquella primera experiencia siempre las he rehuido.
-¿A las mujeres?
-Solo a las huesudas
-Pero entonces ¿donde se queda tu principio de “más vale mala raja que buena paja”?
-Bueno, el mundo esta repleto de esquizofrénicos incapaces de practicar sus enseñanzas, no es ninguna novedad, y tampoco invalida sus lecciones. O le vas a decir al fumador que se muere de cáncer y que te dice "fumar es malo" mientras se muere, mientras fuma, que no tiene razón? 
-Tal vez tengas razón, pero ese principio se puede atacar desde otro flanco. Si bien no dudo que entre la sola soledad y la compañía de una dama hermosa, todos sabrían que elegir, considero que a veces es solo uno mismo quien puede concederse el mayor de los placeres, la autorrealización suprema. ¿Quien le conoce mejor que el mismo? Betty Dodson examina detenidamente este tema en su libro Sexo para uno: el placer del autoerotismo.
-Veo que estas hecho un experto en el tema. Es esa la explicación a tu virginidad?
-No presupongas tantas cosas. Solo digo que el sexo con uno mismo es siempre satisfactorio: tú pones las normas, tu eres el jefe. Es una cuestión psicológica. Además, ya se sabe, “más vale solo que mal acompañado”. Además, en lo que a resultados se refiere, no viene a ser lo mismo? I si en vez de soñar en un comunismo sexual, concibes una dictadura por persona?
-No compares el sexo con la masturbación. Aunque no lo quieras reconocer o entender, más allá del placer físico, en el sexo interviene la fusión de las almas en un entorno único, mágico; no hay literatura que abarque esa sensación. No hay conceptos, no hay palabras capaces de encerrar la vida. Todo son aproximaciones superfluas. Y de la misma manera que no se puede comparar la masturbación con el sexo entre dos, las orgías no se pueden comparar con este ultimo. Estos tres escalones representan respectivamente el alma racional, la irascible y la concupiscible. La primera, consciente de que no es capaz de inhibir sus deseos primitivos con solo pensarlo, pero consciente también de que no puede vivir normalmente sin inhibirlos, se ve obligada a desfogarse con lo único que tiene a mano, nunca mejor dicho. Y de esta manera reprime por y con la razón sus deseos; puro narcisismo: por amor a uno mismo, o lo que querríamos ser: un animal racional. En el segundo caso, el sexo es la liberación de las pasiones y los deseos, de las emociones y sentimientos del corazón. Una declaración de amor en toda regla, poesía hecha carne. Pero solamente en las orgías se practica el sexo por el sexo. Tal vez es por eso que la gente no distingue el sexo del amor, pese a que después de todo el mínimo común múltiple que los engloba siga siendo el placer, que es creciente en esta escalera de sabores.
-Si al final me acabaras dando la razón. El sexo sin amor no es sexo.
-Te equivocas. El sexo sin amor, entendido como un cúmulo de sentimientos que embeben a una persona a no poder parar de pensar en la otra, a recordad en una infinidad de infinitésimos detalles suyos, una integral de emociones gratas y angelicales versadas sobre el otro; el sexo sin amor, decía, es la orgia. Las tres almas representan respectivamente el amor al jo, al otro y al todo. Pero amar a todo, sin discriminación, es como no amar a nada. No hay prejuicios ni conocimientos sobre los otros. Son solo cuerpos sin cerebros ni corazones, sin razón ni sentimientos, sin alma ni identidad. No hay amor, solo pasión, placer supremo y primordial.
-Y donde ha quedado pues la diversión de conocer al otro que proponías, ese lazo de amistad, de alma amiga con ganas de jugar?
-Aquello para las parejas, esporádicas o no. Pero lo que yo te propongo es mucho mayor. Es la válvula de escape definitiva del ello freudiano. Si "el club de la lucha" es la respuesta a la liberación de la pulsación violenta, de Thanatos, esta es la liberación de Eros. Y no liberarlos puede ser mucho más grave que encerrarlos eternamente, mientras crecen como monstruos incontrolables y rabiosos, haciéndose fuertes con el tiempo, hasta que finalmente se liberan de su cárcel incontrolados, generando el caos. Ya bien lo decía Esopo: más puede Helios que Boreas, el sol que el viento, la amabilidad que la fuerza. Cede un poco a tus impulsos para poderlos manipular mejor y que no influyan tanto en tu "racional" vida. Busca el equilibrio en los extremos.

Humanos del mundo, unámonos en una orgía sin precedentes, unos sobre otros, hundiéndonos en la más placentera lujuria y pasión desenfrenada, clavándonos las uñas sobre las carnosas corazas, mascaras mistificadas de racionalidad, para arrancárnoslas; os lo imploro por vuestro propio bien.



[1]  El Ajedrez es una forma de producción intelectual que tiene su encanto peculiar. La producción intelectual es una de las grandes satisfacciones -si no la mayor- al alcance del hombre. No todos pueden componer una pieza musical inspirada o construir un puente; sin embargo, en Ajedrez todo el mundo es intelectualmente productivo y por consiguiente, cada persona que lo practica puede experimentar una satisfacción. (Dr. Siegbert Tarrasch).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.