NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 18 de julio de 2010

Juan Pablo Queiroz: dialogo II

Su respuesta
Mi respuesta:


Estoy totalmente de acuerdo con tu premisa: dos mentes discutiendo verán más lejos que una sola. Tal vez por eso Platón pensaba mediante el dialogo: porque entre ambos interlocutores se van puliendo las ideas (véase apología a los comentarios). Así pues, paso a comentar algunos de tus comentarios:


2. Aunque el tema no me interesa demasiado, quisiera matizar algunos aspectos. Por definición, Dios es perfecto. Por definición, Dios es omnisciente, omnipotente, omnipresente y omnimodo. Un artista, cuando crea su obra, es todo eso respecto de su obra, es decir, sabe todo lo que ocurrirá y puede hacer que ocurra lo que quiera y como quiera en cualquier lugar, pues el artista es quien crea la obra.

Otro ejemplo de lo mismo son los videojuegos: cuando juegas a los Sims o a sin city o a cualquier juego de simulación similar, tu eres Dios con plenos poderes sobre ese mundo. Los trucos de los juegos serian como milagros. Puedes pensar que no podemos comparar un juego con la realidad, pero piensa que tal vez, aunque creas que esto sea real, no lo es: tal vez no sea más que una simulación como la de Matrix, como si fuéramos un mero juego. De hecho, si nosotros fuésemos los creadores de la Matrix y a su vez formáramos parte de ella, podríamos programarnos para ser Dioses dentro de ella (como sucede más o menos en Matrix con el protagonista) . Otro ejemplo de ello serian los sueño: cuando tienes un sueño lucido, controlas por completo tu sueño y te conviertes en Dios: dentro del sueño lo sabes todo y lo puedes hacer todo. Las personas con esta habilidad se las conoce por onironautas, y existe mucha información en Internet sobre ellos y como intentar conseguir tener sueños lucidos.

Por eso creo que si existiese Dios, este seria más perfecto que nosotros pero igualmente imperfecto. Y que Dios creería en Dioses superiores a él y así sucesivamente, como si fuesen muñecas rusas que se engloban entre ellas.

El concepto de Dios esta muy valorado, a mi parecer.



4.Sobre el suicidio como pecado, es un tema bastante controvertido. Dependiendo de las circunstancias y de la religión, puede serlo o no. Por ejemplo, los islámicos que se autoinmolan para hacer un atentado creen que van al "cielo" (o como sea que lo llamen ellos), ya que su suicidio es bueno. Con lo cual, muchas veces no se analiza el suicidio, sino las circunstancias, como en el caso del harakiri por temas de honra que tu comentas.

Por otra parte, considero que la guerra es un suicidio directo o casi directo, dependiendo de las circunstancias. No es directo en cuanto se refiere al cuerpo: yo no me mato a mi mismo con un arma. Pero si lo es en cuanto se refiere a la "mente": yo decido ir a la guerra a morir por la patria y seria un honor para mi morir por ella. Claro que no todos pensaran así, ya que en tiempos de paz parece un trabajo seguro y bien remunerado. Claro que no todos los soldados, a lo largo de la historia, han ido a luchar por propia voluntad (quizás hayan sido los menos). Pero cuando no les obligan es un suicidio casi directo, ya que saben y quieren morir por la patria (como en el caso de los islamistas que se autoinmolan). Cuando les obligan, en cambio, hablaríamos de un asesinato, indirecto, si lo prefieres. 

Esto por lo menos hoy en día, cuando las guerras se libran lejos de nuestros hogares. En el pasado era una obligación y un instinto propio del egoísta, ya que si no ibas al frente sabias que si perdía el ejercito de tu país, el enemigo arrasaría con todo y te acabaría matando o torturando sin poderte proteger, solo e indefenso. En cambio, si iban al frente, contaban con la fortaleza, ayuda y seguridad de sus camaradas.

Sea como fuere, si la guerra es o no un suicidio tampoco creo que sea la cosa más trascendental del mundo. Simplemente era una visión del asunto. En cualquier caso creo que ambos tenemos claro que hay que evitar la muerte como la peste. Y un buen argumento que "camufla" o justifica desde una perspectiva moral el egoísmo que puede instar a esta actitud, es tu: " es posible que al sacrificar tu vida por una persona (o las que sean), estés impidiendo a otras personas en un futuro recibir tu ayuda."



5.Sobre el calculo de placeres de Epicuro, no creo que sea tan trabajoso, complejo o lento de elaborar. Piénsalo: intensidad, duración, repetición y dolor. Cada vez que tomes una decisión has de pensar en esas 4 cosas (donde el dolor seria el calculo de sufrimiento que tu propones y que se mediría de la misma forma).

Es decir, cuando voy a hacer algo tengo que pensar en la duración, intensidad y repetición del posible dolor y el posible placer que puedo llegar a obtener si lo hago. En realidad son todo castillos en el aire, ya que no puedo saber el futuro, pero confiaremos en que nuestras decisiones se basen en nuestras tres vías, y que estas sean lo suficientemente sagaces (recuérdese el punto 1).

Pero repito, no creo que sea tan lento. Si intentamos organizar toda nuestra vida futura de esta manera, estaremos intentando un imposible. Pero si cada vez que voy a tomar una decisión me hago esas 3 preguntas desdobladas (placer y dolor), no creo que tarde tanto. Claro esta que dependerá de la magnitud de la decisión y de las circunstancias, pero en general cuanto más compleja es la decisión más tiempo tendremos o habremos tenido para meditarla. Por ejemplo, uno no decide si casarse de la noche a la mañana, y antes se suele vivir en convivencia, de manera que uno puede trasladar hacia el futuro su vida junta presente, además de compararse con otros matrimonios (como sus mismos padres, por ejemplo) para saber que es lo que más le conviene.

 Por otra parte, decisiones triviales como elegir entre comer espaguetis o verduras son rápidas de tomar, aunque es importante tener en cuenta todas las consecuencias, a corto, a medio y a largo plazo. A corto plazo seria la intensidad y el tiempo que dura el acto en si, en este caso, comer; dependiendo de las preferencias entre el sabor de uno y el otro, de la intensidad de agrado y su duración, obtendremos más o menos placer. A medio plazo, seria el precio entre uno y otro (o posibles alergias, indigestiones, ..) y a largo plazo, seria un tema de salud. A medio y largo plazo, hablamos del dolor y la concatenación, ya que si me empacho en la comida, difícilmente pueda volver a comer a la noche, con el consecuente ahorro, el consecuente dolor, y la consecuente falta de placer por cenar.

Bien mirado, tal vez no sea tan rápido de tomar estas decisiones, aunque piensa que la preferencia, el dinero y la salud son tres cosas casi inmediatas que miramos, muchas veces preconcebidas. Lo que quiero decir es que no vas a entrar a un bar y ha divagar sobre tus preferencias (que se supone que conoces de antemano), los precios de la comida (que suelen seguir un estándar), o que es más saludable, ya que tu se supone que ya las conoces (sobre todo si conoces ese bar, o si estas acostumbrado a comprar esa clase de alimentos). Cierto es que si fuera a un restaurante japonés, tal vez no supieras tus preferencias ni los precios ni que es mas saludable, y en este caso, por falta de conocimientos, no podrías "calcular". Pero en general ya tenemos "formados" estos conocimientos, aunque evidentemente no podamos calcular rápidamente sobre lo que no sabemos sino nos informamos antes al respecto, de manera que en este sentido si seria lento.

***

Sobre la posibilidad de hacer algo desagradable o simplemente no agradable, por no obtener a cambio algo más desagradable o simplemente nada (como dices en el primer parágrafo sobre los sacrificios  y en tu ejemplo del ladrón) piensa que siempre hablamos de diferencias de placer (como cuando el Ernesto hablaba de los diferencias de potencial). Es decir, si hacer una cosa un poco desagradable me evita algo muy desagradable, la diferencia de placeres es positiva, aunque el placer sea negativo.

Por otra parte, si el sacrificio es menor o nulo, y el placer, en principio, ninguno, esto no significa que no lo demás hacer, ya que no perdemos en ello nada o casi nada (ya que invertiremos un tiempo que de otra manera hubiésemos invertido en algo más placentero). Pero podemos o debemos hacerlo porque en realidad nunca sabemos cuales serán los efectos últimos de mis actos, atendiendo tanto a la critica de Hume a la causalidad como al efecto mariposa que admite que actos "humildes" o aparentemente inútiles (como el aleteo de una mariposa), pueden reportarnos algo inimaginable (bueno o malo). En este sentido quisiera citar la película "El efecto mariposa" (2004) escrita y dirigida por Eric Bress, en donde, paradójicamente, la acción aparentemente buena da resultados negativos.  

6. Sobre mi escepticismo, presupones falsos fantasmas. Que lo único absolutamente cierto sea mi existencia no significa que tu, mera quimera, me hayas de engañar.  Todo lo contrario. Imaginemos que Dios no existe; imaginemos que el mundo y todo lo que forma parte de él tampoco existe. Entonces, lo único que queda soy yo, y por tanto, las sensaciones que tengo de el "mundo" (o lo que generalmente se conoce como mundo, aunque no exista) han de venir de mi, ya que soy lo único que existe.

Es esto posible? Por supuesto, siempre y cuando este loco o este soñando. En el primer caso, me confundiría a mi con el mundo, y esto puede hacer perder mi instinto egoísta, ya que no sabría si mis acciones me benefician a mi o a otros; pero en cualquier caso, este engaño me haría feliz (algo así como en la novela "un mundo feliz", en donde todos están enajenados por las drogas y viven felizmente).

 En el segundo caso, existen personas capaces de controlar sus sueños, de manera que se convierten en Dios; y como Dios lo es todo y lo controla todo, también son mundo; por lo tanto, los onironautas cumplen la ecuación: yo=mundo=Dios, obteniendo una libertad, poder, conocimiento, felicidad,... dentro del mismo inimaginable. Y podríamos dormir eternamente en algo así como el film Matrix (aunque confio en que la nanotecnologia nos pueda alimentar y continuar durmiendo vivos de manera mas discreta). En cualquier caso, tu y yo seriamos la misma persona. Tu simplemente serias una recreacion de mi mente que busca mi beneficio, por lo general, aunque es cierto que las tendencias suicidas o sadomasoquistas creen a individuos que nos quieran hacer daño, suponiendo que viviésemos en un sueño o en una simulación (ambas ideas son similares aunque no idénticas).

Cierto es que podemos imaginarnos que el mundo es un engaño del genio maligno, pero negada la existencia de Dios eso no seria posible, o mejor dicho, probable, puesto que todo es posible.

En cualquier caso, si lo único que existiese fuera yo considero que solo obtendría placer y no dolor, porque no me preocuparía tanto por la miseria del mundo y temas globales similares.

Dices que llegados a ese punto podemos dudar incluso de nosotros mismos; eso es imposible: yo no soy mi cuerpo, porque mi cuerpo forma parte del mundo. Sin embargo, las sensaciones que creo que recoge mi cuerpo son sentidas por mi. Tal vez no exista mi cuerpo, pero si existen las sensaciones que creo que percibe mi cuerpo del mundo. Tal vez no exista ni mi cuerpo ni mi mundo y estas sensaciones vengan de mi mismo, pero en cualquier caso procurare obtener sensaciones agradables, ya que es lo único que conozco.

Por otra parte, además de sensaciones, tenemos pensamientos, aunque no exista mi cerebro, y sin duda este pensamiento me produce placer, placer intelectual por jugar una partida de ajedrez, por reflexionar sobre la vida, por resolver un problema de matemáticas, por escribir un relato, ...

Por ultimó, estas sensaciones y pensamientos producen en mi sentimientos: si siento placer y mi mente no tiene remordimientos por ello, sino que se complace por lo bien que he jugado las cartas para obtener ese placer, probablemente seré muy feliz.

Por lo tanto, yo solo se que tengo pensamientos, sensaciones y sentimientos, y lo único que procurare será complacer estas tres necesidades, ya que son la única cosa que se que existe con toda seguridad, y por tanto, la única cosa que me puede complacer, con toda seguridad. Así pues, sustento tu instinto egoísta en mi escepticismo.


7.


1)Siguiendo lo antes dicho, yo soy lo único que importa porque soy lo único que existe, luego mi instinto primario es la reafirmación del Yo, el instinto egoísta.

2)Evidentemente que te puedes separar de ellos: pero si más, en general, son innatos: no eliges ni a tu familia ni a tus primeros amigos (ya que no tienes conciencia hasta los 5 o 7, pero amigos los tienes desde que naces más o menos).

Sobre la idea de pareja como idea intermedia es interesante, y piensa que en la clase (3) también hay un grupo intermedio, con lo cual no es algo sorprendente, sino tal vez un patrón que cumplen todas las divisiones. Sin embargo, normalmente no tienes sexo con tus amigos (menos con tu familia), a no ser que haya una cierta complicidad y libertad como para aceptar la "union libre" sin compromisos.

Sin embargo, puedes tener como pareja a alguien con ninguna intención matrimonial ("unión libre"), y sin ningún tipo de afinidad o similitud con los amigos: solo sexo o amor (feromonas).


3)No se si por cuestiones tan triviales alguien se cambiaria de nacionalidad. Pero cuando alguien es francófilo o anglófilo, lo es porque le gusta la cultura de este país, su lengua, costumbres, historia o cosas por el estilo, pero no necesariamente porque se sienta francés o ingles. Y aunque así fuese, esto no cambia tu pasado.

Porque cambiarte de país no es cambiar tu origen: solo complicas las cosas. Yo nací en Cataluña, pero casi toda mi familia es de Galicia. Cuando voy a Galicia, soy el catalán; cuando estoy en Cataluña, soy el gallego: no puedes cambiar tus raíces, el donde has nacido.

 4) Completamente de acurdo: la utopia es como Dios. Un ideal de perfeccion inexistente e inalcanzable

5)No lo tengo claro. La gente adora generalizar: le da confianza y le hace creer que tiene la verdad. Cuando decimos "ese es un  ladrón" no generalizamos, no damos información sobre los ladrones sino sobre un individuo particular. Pero la gente no odia a ese individuo sino al ladrón, al ladrón como concepto, como idea platónica, universal e incognoscible; incognoscible porque todos los ladrones son diferentes. Pero esa verdad no nos gusta porque no nos da seguridad: si todos los ladrones son diferentes cualquiera puede ser un ladrón. Por lo tanto, no me puedo proteger de los ladrones. Y eso crea inseguridad y desconfianza. En cambio, si digo que todos los que son X son unos ladrones, basta con apartarme de la gente de ese grupo para protegerme. Es una especie de autoengaño del Yo, no de la familia o la sociedad.

En cuanto a lo del megaestado único, este se dividiría no solo por temas burocráticos o administrativos. Sino por el sentimiento circunstancial: la gente similar se atrae entre ella, y nacer en un mismo lugar da esta confianza, porque sabes que todo persona de tu misma ciudad ha tenido ciertas experiencias similares a las tuyas en vuestros respectivos pasados. Por ejemplo, toda persona (o casi toda) nacida en Barcelona ha visitado alguna vez el metro de la ciudad, la sagrada familia, la playa, etc. Porque el lugar de nacimiento no determina solo un lugar, sino, a menudo, un modo de vida.



NOTA


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.