NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 14 de noviembre de 2010

las grandes mentes no tienen que pensar igual, no pueden pensar igual

El determinismo absolutista, el decir que "las grandes mentes piensan igual [porque solo ellas son capaces de llegar inequívocamente a la misma Verdad, porque es a la única Verdad que hay]" es negar la diversidad de opciones y la ecuanimidad probabilística, el pensamiento lateral y el libre albedrío. Defender "las grandes mentes piensan igual" es defender la creencia en una Verdad absoluta, cuando la verdad es como un horizonte*


Defender que "las grandes mentes piensan igual" es como decir que los Genios, las Grandes Mentes, no son pastores, no son creadores de nuevos caminos, no son revolucionarios ni visionarios, ni gigantes, ni enanos subidos a gigantes, ni ingeniosos, ni innovadores, ni...

Defender esa tesis supone poner al genio al nivel del rebaño de esclavos. Es negar que cada genio, en su contexto, encontró su propia verdad. Supone decir que Newton no es un genio, sino un tipo con suerte, porque no explico la gravedad en términos de Einstein y la relatividad. Es decir que Platón no es un genio porque creía en los mitos (p.e. Fedro y la trasmigración de las almas). 

Defender esa tesis es defender que si todos fuésemos genios no habría genios, pues todos veríamos la misma verdad y actuaríamos en consecuencia, desencadenando en un rutinario, monótono, aburrido y frustrante (pues nos negaríamos como individuos en la masa) gregarismo dogmático y mesianista, entorno a esa verdad sagrada, entorno a ese Dios inexistente. Y en una distopia como esta, no habría libertad. Todo se regiría entorno a ese Dios.

Las grandes mentes no piensan igual, no pueden hacerlo. Su genialidad es contingente, depende de su entorno y de ver más allá de él.

Si dos genios piensan igual...tal vez no sean tan geniales.

Y si aun genio le dan la razón... tal vez el genio le (y por ende, se) lleve la contraria. Porque la coherencia es incoherente.






* Reinterpretación del cuento de "Neptuno y el pirata"(planeta imaginario):

"La Verdad es como el Horizonte. Por mucho que avancemos tras él y por mucho que lo busquemos y anhelemos, jamás podremos alcanzarlo, sino simplemente cambiarlo (a nuestros ojos).

La idea de Horizonte ultimo o de Verdad absoluta son quimeras de la razón, y su búsqueda, un pseudoproblema que solo nos proporciona diferentes perspectivas de los múltiples puntos de vista.

Y lo hermoso de esta búsqueda no es alcanzar el Horizonte, o un horizonte al que llamar "el Horizonte", sino contemplar maravillados la diversidad de horizontes, y como estos se van transformando, y como estos se van conectando progresivamente mediante el caminar, y como todos estos yacen en un mismo lugar: en la Tierra, en nuestro haber, en nuestro conocimiento ingente e incoherente, diverso.

La finalidad de nuestro viaje no es dibujar un mapa. La finalidad de nuestro viaje es explorarlo. Por que la vida es como una road movie: no importa el destino, sino el recorrido"




Ella está en el horizonte. 
Me acerco dos pasos, 
ella se aleja dos pasos más. 
Camino diez pasos 
y el horizonte se corre 
diez pasos más allá. 
Por mucho que yo camine 
nunca la voy a alcanzar. 
¿Para qué sirve la utopía? 
Sirve para eso: 
para caminar. 
Eduardo GaleanoUtopía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.