NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

martes, 1 de marzo de 2011

burlesco homenaje a una de las más amadas de mis amantes: la matematica

Ana..., Ana..., ¡se ha cometido un sacrilegio en el templo consagrado de la matemática! Por parte de uno de sus profetas..., presunto profeta, debería decir...

¿Que que ha pasado, Ana, que que ha pasado? Pues no es verdad, Ana (y si no lo es mándeme Dios un saco de oro a mi casa),  que me hallaba yo cómodamente sentado sobre los duros asientos de la facultad cuando mis ojos ven en la pizarra una expresión extraña y bizarra como pocas lo son. Tan monstruosa era, que no pude, como si de un acto reflejo se tratara, evitar cerrar las pupilas con fuerza y apartar la mirada como cuando un acto brutal se comete ante la impotencia y exasperación de uno mismo.

Pero..., aun creyendo, después de haberlo visto un solo instante, tiempo más que suficiente para contemplar aquella escalofriante sentencia lapidaria, que aquello no podía ser cierto allí donde yo me hallaba, que necesariamente debía tratarse de algún engaño perverso de mis malévolos ojos... o de la pérfida luz que incidía en aquella superficie verdusca con ángulo tal que permitía tales delirantes malentendidos..., o tal vez una reminiscencia de la peor de mis pesadillas que en mal momento decidía emerger al estado conciente de la mente, digo, tan convencido estaba de que aquello no podía ser cierto, que me arme de valor y dirigí de nuevo mis ojos temerosos hacia a aquel lugar proscrito.

Sí..., no me habían mentido...me estaban mintiendo; lo escudriñe con dolor ,mucho dolor..., tanto, que mis lagrimales se irritaron y mis ojos lloraron. Mi compañero, atento, me sugirió hacer cerrar las cortinas que permitían con indulgencia que de las ventanas manara un cegador rayo de luz del ocaso (de los ídolos, dije yo; del ocaso del sol, dijo él, más cauto)  que convergía justo en mis pupilas. Pero yo no quise quitarle dramatismo al momento y rehúse su propuesta.

Creí entonces, aun abnegado como un fanático avezado a creer, estar soñando; mas si así fuere, Ana, no serias más que un quimera, un producto de mi mente onírica, y, por deferencia, he descartado esta hipótesis. No decir que, si esto fuese un sueño, estaría ocurriendo de manera mucho más "marqueniana" de lo que ya es (modo de actuar reservado a todos los Marcos... que enmarcan [con grandiosidad tal que merece ser nombre propio] las efímeras esencias del movimiento).

Pero..., oh, aun envuelto en un sentimiento extraño que me obnubila el entendimiento y me enloquece, he obviado el hecho por el cual aquí he venido, que no es describir la aberración cometida, sino oír por labios más expertos lo que esta significa y cuanto se ha de repudiar y cuanto tanto a degenerado el lugar antaño puro y purista del que vengo.  

Sí, a eso vengo, sin duda: a buscar consolación a mi incomprensión. Porque podría, si un caso, soportar sin estupor, estoico, que el supuesto docto profesor escribiese con la sacra tiza sentencias del estilo "te voy a matar átomo a átomo, Marcos", "te voy a trocear en tantas partes, que la integral del diferencial de esta variable será nula", o tal vez algo más sutil jugando con las variables de las que disponía como que la $\displaystyle\int dm=0$, o que el  $$\displaystyle\lim_{x\rightarrow{\infty}} \frac{M}{x} =0 $$

Pero lo que nunca podría haber soportado mi frágil integridad, lo que me ha traído hoy aquí, es esta innombrable expresión que escribí como prueba y testigo del daño cometido mientras se me partía el alma por tener que empuñarla con la misma mano y entendimiento que había esgrimido expresiones tan magnificas y sublimes como las ecuaciones de Maxwell, por poner un ejemplo. Le advierto, siéntese antes de contemplar los apuntes malditos que destruiré con apurado ritual tras esta jornada, no vaya a ser que se desmaye al contemplarlos, si tiene el arrojo necesario para atreverse a contemplarlos

"$dy=\cos{x} dx=\sqrt{1-y^2}dx$(haciendo el cambio de variable y=sinx)"

¿Que que hice entonces, Ana, que que hice entonces? Espere, ingenuo como soy, a que se hiciese alguna aclaración al respecto. Mis oídos aguardaron ansiosos algo como "no es del todo riguroso, pero como sois idiotas, lo escribo así para que lo entendáis". Mas...nada. Nada fue dicho sobre este asunto. El Sr. profesor se quedo tan ancho como largo y hondo es, sin conturbar su respiración, sin variar sus palpitaciones ni colores, sin padecer convulsiones... no decir, que doy por seguro que es un alien!

Y cuando me quise dar cuenta, turbado como estaba, la sala se había vaciado y yo permanecía contemplando con horror la marca indeleble del satánico error sobre la pizarra pálida de congoja. Nada podía borrarla ya... se había profanado el templo de la verdad.Y de donde un día labraban genios...parecía que ahora querían criar idiotas en serie...

Y repito una vez más, Ana, antes de que caiga el telón y el cielo oiga y se lamente y no pueda contener entonces su lluvia de tristeza por la tragedia relatada, que sino sucedió tal y como yo lo he contado, déme Dios cinco centavos por cada cifra decimal contiene pi.

NOTA: dedicado encarecidamente a Ana Fuster, una de mis profesoras de matemáticas por mi paso en el IES St. Andreu, de estilo (irónico) particular y querido.

continuación
(basada en los dos primeros comentarios)


Y entonces, cuando el telón parecía caído, una voz estridente, proveniente si cabe de una mente todavía más estridente, negó esa posibilidad (o, si más no, volvió a levantarlo). ¿Que que decía esa voz, querido lector (léase yo), propia de alguien que parecía haber escuchado la conversación? Decía, nada más y nada menos, al menos, más o menos, que menos por más es menos....mmm... creo que me he vuelto a dejar llevar por las palabras; Marcos, eres incorregible...

Pues bien, Marcos, como te iba yo contando, con esta evidencia (innegable dentro de un sistema axiomático arbitrario como es el nuestro y por ende falsable dentro de otra construcción), parecía pretender preceder una evidencia mayor, que no era más que su propia opinión subjetiva (truco muy hábil, sin duda, y muy utilizado entre los...bueno, no quiero detractar a ningún colectivo, y menos a un colectivo minoritario y marginal ya linchado largamente, pero deberíais admitir que los seres humanos abusan en sobremanera de estos argumentos resbaladizos).

Sea como fuere, os estaréis preguntando, querido escritor improvisado y que improvisa, cual era, pues, su falsamente obvia sentencia( que no por ello necesariamente falsa o falsable). Pues no era otra que esta: "Oye, que el profesor es humano, y como tal, cometió un error de tantos. Tampoco es para montar el dramon que... que estas montando. Si tanto te ha molestado, haberle corregido y punto. Además, hubieses quedado como el puto amo, te lo aseguro"

Y claro, yo, ante una contestación como esta, en un momento de euforia como aquel, no pude sino contestarle con el talante propio de un demente rabioso:

" ¿Que solo fue un error? ¡Lo repitió 3 veces! Y no es un error que digamos de "calculo"(para eso están las calculadoras). Es un error de concepto, de no entender la teoría o menospreciar la nomenclatura utilizada. Y que alguien que no parece dominar estas artes (porque la mujer del Cesar no solo ha de ser inocente, sino que ha de parecerlo) pretenda instruirme...me parece, como mínimo, sarcástico, casi caustico, por no decir insultante. Porque en este caso he visto el error porque sabia de él. Pero es posible que en otra ocasión (si es que no ha sucedido ya) me lo coma con patatas & company; y esa idea no me agrada.

Además, tendrías que ver como explica: rehúsa las demostraciones y nos atiborra a ejemplos numéricos, recetarios, y otras lindezas por el estilo (así que de poco o nada hubiese servido discutir con él sobre un tema de fundamentación y rigurosidad teórica) . Y si tenemos en cuenta que elegí matemáticas precisamente para evitar esa manera de proceder, no puedo afirmar sino que no solo fue un error, como canta la canción (exista en este planeta o no). 

Y aun te diría que, como dirá el titulo del relato que voy a escribir a propósito de los hechos ocurridos, la intención de mi discurso es claramente irónica e hiperbólica(de hecho, para serte sincero, yo me encuentro en ambas posiciones de la discusión aun mismo tiempo, como he intentado expresar con el tono humorístico de mi defensa, de esa manera tan esquizofrenica que me caracteriza) y no deja de ser una fabulación de los hechos, así que no te desesperes, por favor.

Y sobre quedar como el puto amo...creo que hubiese quedado como un purista ensimismado[repito, hablaba en clave irónica; no te ofendas, Ana], o, más vulgarmente, como un puto friki. Además de que explicar algo que yo ya se no me reporta nada más que un gasto salival(y andaba escaso de agua como para malgastarla).

Y dicho lo dicho, creo que esta dicho todo; y aunque hablase a oídos sordos, nadie puede quitarme mi propio regocijo, que me convierte en actor, director, narrador, guionista, orador y lector (a fin de cuentas, Dios dentro de mi propia ficción, pues puestos a soñar, soñemos a lo grande) de esta obra que es mi vida y de esta vida que es mi obra.

Aunque...,ahora que lo pienso, si tu contestación me ha estimulado de manera tal que la agradezco..., ¿no seria posible que el Sr. prof. (demasiado falto de rigor para merecerse la otra o de proof) agradeciera también mi contestación...? Sea como fuere, eso no me afecta a mi, de manera que me puedo despreocupar...a no ser que esta estimulación por su parte le instase a darme una contestación a su vez estimulante para mi y poder así establecer un dialogo fructífero...lo cual me lleva a pensar que mi "sistema filosófico" que fundamenta mi actuacion se desmonta a cachos: ¡y me encanta!

Viva el escepticismo que desemboca en el nihilismo del que nace el surrealismo y el absurdo y el no sentido y todas estas corrientes tan maravillosamente transgresoras y vanguardistas. Viva el discurso vacío y el vacío hecho discurso. Viva la incoherencia cohesionada ( iba yo clamando mientras el telón se iba cerrando, para siempre... hasta la próxima función, claro[pues nada es eterno(¿¡ni el retorno?! En que berenjenal tan buenamente oloroso he entrado...])! Nos vemos,pues, elenco metafísico de mi mente, próximamente, si el Azar (o yo) lo quiere). Viva, viva y viva! 


PS: De la manera en que esta narrada la continuación, especialmente en el principio, se deduce que soy tan arrogante que supongo antes que no hay nadie que me lea en vez de su existencia. Arrogante porque: 

-Alguien humilde reconoceria, tenga o no, que tiene lectores(para no ofender a preregrinos puntualmente perdidos).
-Un semiarrogante se regocijara, tenga o no, de la existencia de sus lectores.
-Un egocéntrico pleno asumirá, en cambio, que no existen lectores que puedan leerle. 

Visto lo visto, yo pertenezco a esta ultima clase, ¿no crees, Marcos? 

Aunque tal vez el que no exista...sea yo... 
Fdo.: Sekioz.



NOTA1: Para despistados y curiosos que no hayan visto el tremendo y/o tremendista error...
Hemos dicho que tenemos:
$y=\sin{x}$
$dy=cos{x}dx =\sqrt{1-y^2}dx$
Es bien sabido que integrar es el proceso contrario a derivar (del mismo modo que lo es sumar y restar una misma cantidad), de manera que si integramos lo que acabamos de derivar,  deberemos volver al estado inicial: y. Efectivamente, comprobamos que:
$\int{dy}=y$
$\int{cos{x}dx}=sin{x}=y$
Sin embargo,
$\int{\sqrt{1-y^2}dx}=\sqrt{1-y^2}\int{dx}=x\sqrt{1-y^2}=xcos{x}\neq y$

Observamos así la importancia de la notación en matemáticas y como a menudo se abusa en demasía de ella.Como dijo Thoreau: "las matemáticas no mienten, lo que hay son muchos matemáticos mentirosos".


NOTA2: si por cualquier motivo el MathFormula de Blogger falla y no tiene instalado TEX, solo debe copiar las formulas aquí



3 comentarios:

  1. Tío, sólo fué un error, haberle corregido y santas pascuas, además, hubieses quedad como el amo

    ResponderEliminar
  2. Que solo fue un error? Lo repitió 3 veces! Y no es un error que digamos de "calculo"(para eso están las calculadoras). Es un error de concepto, de no entender la teoría o menospreciar la nomenclatura utilizada. Y que alguien que no parece dominar estas artes (porque la mujer del Cesar no solo ha de ser inocente, sino que ha de parecerlo) pretenda instruirme...me parece, como mínimo, sarcástico, casi insultante. Porque en este caso he visto el error porque sabia de él. Pero es posible que en otra ocasión me lo coma con patatas & company, y esa idea no me agrada.

    Además, tendrías que ver como explica: rehúsa las demostraciones y nos atiborra a ejemplos numéricos, recetarios, y otras lindezas por el estilo (así que de poco o nada hubiese servido discutir con él sobre un tema de fundamentación y rigurosidad teórica) . Y si tenemos en cuenta que elegí matemáticas precisamente para evitar esa manera de proceder, no puedo afirmar sino que no solo fue un error, como canta la canción.

    Además, como dice el titulo, la intención es claramente irónica e hiperbólica(de hecho, para serte sincero, yo me encuentro en ambas posiciones de la discusión aun mismo tiempo, como he intentado expresar con el tono humorístico de la defensa, de manera esquizofrenica como es habitual en muchos de mis textos) y no deja de ser una fabulación de los hechos, así que no te desesperes.

    Y sobre quedar como el amo...creo que hubiese quedado como un purista ensimismado[repito, el texto esta en clave irónica], o, más vulgarmente, como un puto friki. Además de que explicar algo que yo ya se no me reporta nada más que un gasto salival(y andaba escaso de agua como para malgastarla).

    Creo que esta dicho todo, ahora bien, doy por sentado que, una vez leída esta entrada, no vas a volver a ella, seas quien seas. También se, o creo saber por experiencia propia, que al postear mi respuesta tu no tendrás noticia de ella. Así pues, me temo que, como siempre y para variar, he vuelto a escribir solo para mi propio regocijo (y me encanta!)

    PS: gracias por tu interés: he decidido alargar el texto original con esta contestación-respuesta (y aunque el estimulo que la ha generado te pueda parecer infinitesimal, Lorenz sabe que no es así)

    ResponderEliminar
  3. Después de leerte no puedo evitar dudar en comentar o no. Tu forma de escribir me empequeñece ante la pantalla, (algo difícil teniendo en cuenta mi egoísmo-pasotismo concentrado), me hace sentir como cada vez menos a menudo lo hago y envidiar tu letra y pausa. Dejar la muestra de que he estado aquí detrás, leyéndote y sufriendo con el fervor de la envidia (digamos, sana) me hace sentir vergüenza y estupidez. Veo mis lineas en continuo desnivel, en un sube y baja que intercala sentimientos y sensaciones que no se encadenan. Las tuyas son rectas, ardientes, vivas, y aún encima, elegantes. Saboreo cierto gusto metalizado. Mataría por tu verborrea. Así que, con mis más sinceras palabras y el corazón en la mano (y créeme que si pudiera, esto no sería en un sentido figurado), diré que te admiro y envidio como pocas veces lo he hecho.

    Espero que no te importe que agregue tu correo a mi mail privado.

    Gracias por todo.

    ResponderEliminar

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.