NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

martes, 12 de abril de 2011

sobre el arte I: su interpretación


Creo que el choque de opiniones entre tu y el profesor subyace en la cuestión "¿que es un poeta?" "Quien hace poesía" (no diré escribir porque seria reduccionista atendiendo a los movimientos de vanguardia actuales) supongo que la respuesta más obvia y, por ende, ambigua. Y esta respuesta desembocaría irremediablemente en "¿que es poesía?" Concepto que un profesor de literatura, con el tiempo, y a base de codearse con los más sublimes y líricos escritos, puede (o no) sobrevalorar. Concepto demasiado complejo y de interpretaciones múltiples. Concepto que Becquer describe extasiado y empequeñecido, frustrado por su incapacidad de encerrarlo en eternas palabras, lo cual consideraba imposible. 

Sea como fuere, opino que la creación supera por mucho al creador (y respectivamente, el ideal de creación respecto la creación material, como opinaba Becquer): las posibles interpretaciones de un texto crecen hacia infinito (ojeando tu blog, encontré este magnifico post al respecto), pero la mente humana, a modo individual, no puede considerarlas todas en el momento de su creación. No hacen falta pintorescas metáforas para visualizar esto: el gran mito del Don Juan, que explotaron tantos escritores desde tantas perspectivas diferentes es una prueba de la divergencia en la materialización de una idea. Y esto a lo que se refiere al acto creativo, puesto que las interpretaciones del mismo también son variadas: las teorías freudianas o nietzscheanas han influido en ellas y no creo que el autor primero hubiese teorizado y dejado inédita estas ideas (ni que las diera por implícitas, todas estas amplias teorías). Es más, creo que este mito en concreto (no se si esto es habitual) nace de una realidad muy concreta, en cuyo caso, los poetas que la cantan no hacen más que interpretarlas bajo la particular perspectiva de su mirar. Y bien mirado, toda creación es una forma de interpretación de las vivencias y pensamientos personales, pues nadie puede escapar de su influencia y son la arcilla de la imaginación (al menos según Hume, con quien comparto opinión en esto). De modo que contemplación, interpretación y creación (que sera a su vez contemplada, interpretada y generara una nueva creación y así sucesivamente) forman un circulo vicioso en el que se regocija el arte.

Quizás un ejemplo más sencillo de la preponderancia de la obra respecto de su autor es cuando la metáfora se vuelve material y las expresiones, estructuras,... adquieren un nuevo significado. Cuando el tiempo y los progresos tecnológicos, sociales,culturales... permiten reinterpretar textos en un sentido literal. Por citar algún ejemplo (aunque debido a tus estudios, seguro que conocerás algunos más ilustrativos) , citare "Alicia en el país de las maravillas", obra con la que el film Matrix coquetea explícitamente y que las tres premisas de Bostrom hacen verosímil (la idea de estar inmersos en una simulación, digo). Pero hablábamos de poesía, ¿no?

Nietzsche, uno de los grandes controvertidos a lo que interpretaciones se refieren, puede ser también un buen ejemplo. No solo en sus disquisiciones filosóficas sino también en sus escalofriantes, misticos y enigmaticos versos. Sin embargo, creo que estoy descarrilando poco a poco porque me parece que tu te referías más a la forma que al contenido ¿o no? ¿Acaso el limite entre forma, estructuración del pensamiento, y el pensamiento mismo, esta bien definido? Emerson dice “El pensamiento siempre se halla unido a la cosa que aparece como su expresión”. Las ambigüedades del lenguaje, los dobles sentidos de las palabras y estas sutilezas varias creo que son un buen ejemplo de ello. De hecho, y bien mirado, no tengo muy claro sobre que estoy(estabas[estamos]) hablando. Porque en tu metáfora del laberinto esta tan intrínsecamente unidas ambas, que soy incapaz de discernir.

Así que, confuso por ello y aunque considero que podría seguir citando ejemplos que dejan patente la ¿clara? inferioridad del creador contingente y preso de sus limitaciones frente a la creación plural en interpretaciones, de manera que la hermeneutica e interpretación de los hechos en general pasa a ser tan o más importantes que su consumación, creo que, como no se me concedió la eternidad, y como me parece que mi argumentación es suficiente para intuir mi idea, lo dejare aquí. Acepto cualquier discusión, por supuesto.

Por otra parte, tu tono me da a entender en algún momento que consideras a los científicos más inteligentes que a los literatos (o poetas en particular). Aunque no lo dices explícitamente, por si acaso realmente subyace esa idea (que esta, quizás, demasiado difundida entre el vulgo que prepondera la ciencia en contra del arte), ten en cuenta que la inteligencia es un concepto muy complejo (prueba de ello son las múltiples teorías al respecto por parte de los psicólogos [¿ habrá que esperar a los neurocientificos para saber cual es la correcta, si la hay?], alguna de las cuales la encasillan en 9 tipos diferentes [y no creo que muchos sean los que exploten todo su potencial: 'habla de mucho, no sabe de nada'; se requiere un tiempo para especializarse en cada campo, a no ser que tal inteligencia sea innata, lo que dudo mucho (porque si más no, toda practica puede mejorarla, si bien reconozco la existencia de personas con más facilidad que otras comúnmente llamados superdotados en algún aspecto de la inteligencia humana)]. Así que este segundo concepto tan controvertido como el primero son los que crean este ¿pseudoproblema lingüístico? que tuviste con el profesor.

En cualquier caso, todo esto lo digo y quiero poner de manifiesto porque me parece terrible que en vez de intentar en las universidades crear un pensamiento critico, acaben vendiéndote la idea que ellos creen cierta (entiendo que hayan de expresarla, que exponer sus ideas para ser contrastadas, pero nunca imponerla).

PD: también hay científicos poetas (si bien suelen ser más conocidos en un ámbito que en otro, Darwin y Carroll, entre muchos otros, cultivaron ambos campos del conocimiento humano). ¿Son estos, por tanto, según tu, los genios de la humanidad? Sin duda brillantes, pero...¿los mejores? No creo que nos podamos clasificar de modo tan simplista y habría que hablar también de calidad literaria...¿eso se puede medir? No lo creo, no.

Es todo tan volátil....

1 comentario:

  1. Es curioso cómo las discusiones sobre poesía, aunque empiecen por la forma, terminan siempre en el contenido. Será porque ambos se encuentran entrelazados o será porque nos obsesionan los postulados hermenéuticos. Creemos que la poesía encierra un significado que es importante descubrir y que este significado es difícil de interpretar.

    Bueno, me dirijo primero a la cuestión más sencilla. No, no creo que los científicos sean más inteligentes que los literatos, es más, no creo que la profesión de alguien tenga que ver con su inteligencia, pues la elección de aquella conlleva muchísimas cosas, no sólo la capacidad, sino también los intereses, el momento de la vida, la formación previa, etc. A lo más, puedo decir que después de un tiempo de desarrollarte en un campo específico, seguro ciertas habilidades para obtener cierto tipo de conocimientos pueden estar más a la mano que otras. Pero no, no creo que alguien que cultive diversos campos del conocimiento sea más inteligente que alguien que sólo cultive uno.

    Por otro lado, no había pensado que el malentendido con mi profesor fuera "lingüístico", pero ahora que lo pienso es verdad que es muy probable que así haya sido, sin embargo, creo que algo más allá subyace, más que un simple "yo entendí esto y lo que se quería decir era aquello". El hecho de que qué es poesía sea difícil (si no imposible) de explicar no tendría porque convertirse en una excusa para decir que tampoco es posible acceder a las características que la hacen ser lo que es y no otra cosa.

    Cada poeta tiene su propio concepto de poesía, pero creo que ningún lector puede acceder a ese concepto, así que cualquier discusión al respecto sería ociosa. Al menos, no es posible decir que el análisis de un poema es congruente con el concepto que un poema dado está planteando.

    La metáfora del laberinto surgió sólo porque me parece que a veces los académicos visualizan un poema como un problema para ser resuelto, como un nudo para ser desatado. Bajo esa perspectiva el poeta sabe cuál es la respuesta de su poema o cómo desatar el nudo. Sin embargo, también en esta concepción de la poesía, un lector no podría entender un texto a menos que tuviera un método para resolver el problema o ya de menos una espada para partir el nudo (al estilo Alejandro). No sé si lo dejé claro en mi comentario (creo que no) pero yo no comparto esta concepción de la poesía.

    Las reinterpretaciones son siempre posibles y no sólo porque cada lector hace una interpretación propia basada en sus propias expectativas y experiencias pasadas, sino porque toda creación literaria contiene fácilmente, motifs, figuras, metáforas que caen en unas pocas categorías. Los matices son interminables, por supuesto, pero los patrones subyacen siempre (de lo contrario cualquier nuevo texto sería inninteligible).

    ResponderEliminar

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.