NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

sábado, 18 de junio de 2011

el gran día

Me alcé enérgica y decidida de mi lecho de vida: aquel seria el gran día. Galvani había invitado a sus contactos a un evento a través de Facebook: la inauguración de su nueva galería de arte. Muy astuto por su parte, pues su valor atemporal era una excelente inversión en tiempos revueltos como los nuestros...y una inteligente forma de blanqueo de dinero para sus sospechosas actividades que le procuraba, además, un renombre tras el que ampararse que actuaba a su vez de imán para con otras personalidades que podrían ayudarle si el puzzle comenzaba a desintegrarse en sus manos como quien toma puñados de arena y aprieta el puño con fuerza cuando este rebosa para intentar retenerlo en absurda causa, perdida de antemano.

Al terminar el acto oficial, el gentío se filtro antes de continuar la celebración en su casa privada. Aun así, yo permanecía invisible para él bajo el manto protector de la masa, no percatándose de la presencia de una completa extraña ni tan siquiera cuando me guardo el abrigo: los problemas de “conocer” a demasiada gente, supuse. Una vez allí, arrojo bruscamente un vaso sobre su caro parquet para dar comienzo a la fiesta y la muchedumbre, como sobreentendiendo lo simbólico del acto, imito la dispersión de su contenido, extendiéndose a lo largo, ancho y hondo del lugar a través del tiempo y permitiéndome así deambular libremente y sin levantar sospechas.

Cuando asimile la situación me dirigí sigilosamente hacia la cocina, el lugar más sospechoso, infranqueado. Efectivamente, la puerta estaba bloqueada; pero no era nada que una agente de mi nivel no pudiese sortear. Convencida de que allí dentro hallaría lo que buscaba, fuera lo que fuese, entre, cerré de nuevo, y encendí la luz. Sin embargo, una vez dentro daba menos crédito que los bancos a lo que veían mis ojos: no solo no se había molestado en deshacerse de las pruebas sino que parecía exhibirlas ostentosamente sobre la mesa.

Ensimismada en la contemplación del cadáver, troceado y barnizado con rojizo color, me sobresalte cuando de súbito me sorprendieron Galvani y el resto de comensales. Este dijo, con voz de amfitrion: "nuestra nueva amiga no ha podido resistirse más a la tentación", a lo que le siguió un tumulto de carcajadas que fueron disponiéndose en orden a lo largo de la mesa para comer. "Caníbales", pensé, mientras observaba trocear entre sus dientes... las tostadas con mermelada.

Todo había sido un sueño...o una pesadilla:

Me alcé enérgica y decidida de mi lecho de vida: aquel seria el gran día...


NOTA
ligera pero sustancial modificación, además de depuración, del relato con el que participe en la primera semana (es un tanto mediocre/simplón pero lo publico porque el original anda pululando por la red junto al resto de participantes “sin suerte”; que menos que este en mi blog, sin la limitación del contexto[necesidad de avance] y los 2000 caracteres máximos que me hacían escribir casi esquemáticamente) . El nuevo final (y por ende, enfoque en general) esta influido por este genial corto de JP (si bien se que no es el primero que explota esta idea, es la lectura más reciente que tengo y por tanto la que probablemente me ha inducido a ello, aunque el relato original, fuera del contexto en el que fue enviado, ya admitía esta lectura): una cíclica pesadilla, si bien reconozco que ese matiz no es muy explicito, en el texto, me temo. Sí, la duda persiste...(y me enamora).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.