NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 21 de agosto de 2011

Llamamiento a... ¿mis lectores?

Sospecho que la razón fundamental por la que publico mis escritos en Internet, además de para darme a conocer -¿usándolo como carta de presentación?¡ Huirían!-, es para poder contrastar opiniones e interactuar con mis lectores, si los tengo. Pero cuando veo que después de 2 años en Blogger (algo más de 3 si contamos mi muerto blog-poemario) solo tengo 16 comentarios ( de los cuales 4 son míos),  que no necesariamente "contrastes de opinión", siento que he de replantearme algo. 
    A mis textos y a mi, en verdad, nos da igual que el blog sea publico o no. Ni siquiera nos importa estar en Internet. Mihi ipsi scripsi. Y si alguien quiere algo de mi (porque le he hablado de ello, por ejemplo), o yo quiero algo de él (como discutir, que es en lo que consiste mi sección "comentarios de texto" que he llevado a cabo, generalmente, con otros bloggers), se lo envio a voto individual, y ya esta. 
    Sin embargo, costandome lo mismo almacenarlos en Blogger que en el disco duro, prefiero tenerlos en ambos sitios y que me sirva de copia de seguridad (y me facilite la organización). Y es más, costandome lo mismo, sin pensar demasiado, no hacerlo me parecería una cuestión de pudor. Y yo, como buen arrogante impávido, los publico. 

Yo entiendo que, si nadie me lee, no pueda tener comentarios. Y sospecho que, efectivamente, son pocos mis lectores, aún contando a los esporádicos peregrinos perdidos. No obstante, si alguien me lee, gustariame que se me comentase.
   No estoy pidiendo-ni quiero, aunque no me molestaría- que se comente "perfecto" o "bazofia"; estas respuestas ya estas reflejadas en las puntuaciones/reacciones de Blogger y son banales, tópicas, impersonales,... e inútiles -para inútil este texto, que no lo escribo para mi y no sera leído por nadie más-, pues aunque me complacería saber que tengo el poder suficiente como para malograr el tiempo ajeno, no me aporta nada. 
    Tampoco pido -aunque sí que querría- que se hagan exhaustivos comentarios que ataquen o refuerzen mis argumentos, ideas, posturas... o incluso la manera en la que me expreso, las faltas ortográficas (que a menudo no son meros despistes y agradecería que se me concretasen para poderlos corregir en adelante), las estructuras narrativas,... 
    No pido, digo, que como un buen academicista se hagan las lecturas con boli en mano -aunque esto las enriquezca-. Pero sin apuntar nada, al terminar, uno con algo se queda; sino, mal vamos: o poco digo o poco piensas. No lo digas todo, pues, si no quieres. Pero dime que te ha sugerido, en que piensas.
    Recordando al idealista y optimista Plinio (aunque quizás no tanto, teniendo en cuenta su época, anterior a la imprenta y la difusión masiva de la cultura): "No hay libro, por malo que sea, que no contenga algo bueno."



Apelando a Nietzsche diría
«Mis ojos se han abierto. Tengo necesidad de com­pañeros, de compañeros vivos; ¡nada de compañeros muertos y de cadáveres que llevo conmigo a donde quiero! 
   Tengo necesidad de compañeros vivos que me sigan porque quieran seguirse a sí mismo, doquiera que yo vaya. Mis ojos se han abierto. 
   ¡No es a la mul­titud a quien debe hablar Zaratustra, sino a camaradas! ¡Zaratustra no debe ser el pastor y el perro de un rebaño! 
    He venido para llevarme muchas ovejas del reba­ño. El pueblo y el rebaño se irritarán contra mí. Zara­tustra quiere ser motejado de bandido por los pastores. 
    He dicho pastores; pero ellos se llaman a sí mismo los buenos y los justos. He dicho pastores, pero ellos se llaman los fieles de la verdadera fe. 
   ¡Contemplad a los buenos y a los justos! ¿Quién es aquel a quien más aborrecen? Al que quebranta su índice de valores, al destructor, al criminal; pero éste es precisamente el creador. 
    Compañeros: esto es lo que busca el creador, y no cadáveres, ni rebaños, ni creyentes. Creadores como él: esto es lo que busca el creador; busca a los que establezcan nuevos valores en nuevos índices. 
    Compañeros: esto es lo que busca el creador: segado­res que cosechen con él, porque en él todo está madu­ro para la cosecha. Pero le faltan las cien hoces. Para que así, lleno de energía, siegue las espigas. 
   Compañeros: esto es lo que busca el creador; busca a los que saben afilar sus hoces. Se los tildará de destructores y de denigradores del bien y del mal. Pero ellos serán los que cosecharán y los que harán fiesta. 
   Creadores como él, esto es lo que busca Zaratustra; busca a los que cosechen y huelguen con él; ¡nada tiene que hacer con rebaños, pastores y cadáveres! 
   ¡Y tú, primer compañe­ro mío, reposa en paz! Bien te he sepultado en tu árbol hueco; bien te he abrigado contra los lobos. 
   Pero me separo de ti; el tiempo ha pasado. Una nueva verdad ha nacido en mí, entre dos auroras. 
   No debo ser ni pastor ni sepulturero. Ya no volveré a hablar nunca al pueblo; por última vez he hablado a un muerto. Quiero reunir­me con los creadores, con los que cosechan y se huel­gan: les mostraré el arco iris y todos los peldaños que conducen hasta el superhombre. 
    Cantaré mi canción a los solitarios y a los que son dos en soledad; y a quienquiera que posea oídos para las cosas inauditas yo le colmaré el corazón con mi felicidad. 
   Camino hacia mi meta; sigo mi ruta; saltaré por encima de los vacilantes y de los retrasados. Así mi marcha será la renunciación.» 
 (Así hablo Zaratrusta, primera parte, 9)


Ahora bien, reitero, lo que no necesito ni pido son las moscas del mercado

¿Que pretendo con esto? 
1.Estimular o inducir a comentarme con mayor asiduidad, si los tengo, a mis lectores:  la mesa que sostiene mis manuscritos me ha seguido desde hace más tiempo que nadie, pero silente como es, me resulta tan inútil como la más alejada de las piedras.
2.Que los suscriptores que estén para hacer bulto desaparezcan (pretensión absurda, pues ellos no lo leeran).
3.Introducir una nueva "Pagina" para la cabecera del blog: "Carta al lector", una suerte de formulario que iré ampliando y que deberá, al menos, servirme para saber si tengo o no lectores. Y también para facilitar la interacción y dar comentarios generales que podrían no estar relacionados con el post concreto.




PS: con este apunte y la primera (ignoro si habrá más) compilación de "territorios kafkianos" (en el que ya insinuó algo de esto, o más)  dejo la comedia absurda que es este tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.