NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 2 de octubre de 2011

Experimentos dadá



Introducción
¿Quien no recuerda el clásico juego: "construyamos un cuento todos juntos", en el cual cada individuo aportaba una palabra, frase, parágrafo o fragmento al conjunto, y así sucesivamente hasta su culminación? Tengo entendido que los surrealistas, con su juego del cadáver exquisito y sus propuestas de un arte colectivo y anónimo, hicieron uso de este recurso, que aún hoy persiste, en cierto modo.
    Sin embargo, para evitar la fácil anarquía en la que pueden caer estos métodos alternativos de construcción, se suelen reglar las aportaciones: misma extensión, coherencia, cohesión y adecuación con lo anterior, avance en la trama,... Pero yo, no temeroso del caos y el desconcierto, vengo a negar ese formalismo: el dadaísmo ha vuelto.
    Sí, la flexibilidad que nos ofrece hoy Internet hubiese sido sin duda el sueño húmedo de cualquiera de estos creadores vanguardistas y transgresores de antaño. Y aunque seguramente esta sentencia se deba a mi desconocimiento, no creo que se hayan explotado apenas sus infinitas posibilidades -¿acaso puede terminarse alguna vez el infinito?¿acaso, mientras haya participantes, tiene porqué morir este experimento?-. De ahí mi propuesta.

Planteamiento y falsas vicisitudes
La idea es la siguiente: yo abro un documento vació en google docs, vosotros entráis, y, durante un tiempo indefinido (horas o meses -o la misma eternidad, quien sabe-), lo creamos, modificamos, editamos, ampliamos, corregimos,... a modo de orgía literaria.
    No hay prescripciones, y si las hubiese, tan solo serían unas directrices orientativas. Por ejemplo, a voz de pronto, uno podría pensar que se habría de evitar la entrada de "trolls" e indeseables que borrasen el documento o lo echasen a perder, degradando las aportaciones de ajenos, frustrandolos -haciendo que abandonen posibles posteriores contribuciones- y socavando así el proyecto. 
    Pero, primero, cabe la dificultad de matizar ¿que es degradar? [(adelanto para el aún increado HR del arte): "demostrada" la imposibilidad de definir el arte a priori por 2500 años de discusiones infructuosas al respecto, una respuesta a posteriori y subjetiva parece la más adecuada, pero invalida una moderación practica de las aportaciones. Como ejemplo a esa tesis consecuencialista, cito a Tartakiewicz (El arte es una actividad humana [¿seguro?] consciente [no se si los surrealistas estarían de acuerdo] capaz de reproducir cosas, construir [o destruir, tesis que se extiende más allá del dadaísmo: "la destrucción, después de todo, es un acto de creación [...] No sería divertido si lo odiara", "Quería destruir todas las cosas hermosas que nunca tendría", etc.] formas, o expresar una experiencia, si el producto de esta reproducción, construcción, o expresión puede deleitar, emocionar o producir un choque), y a Chejov(La obras de arte se dividen en dos categorías: las que me gustan y las que no me gustan. No conozco ningún otro criterio)] .
    Por otra parte, como ya se adelanto, el concepto de autoría debe o puede (ya se vera) quedar denostado: el axioma máximo de esta experiencia es la libertad de expresión y modificación, que nace al asumir el documento como propio, el colectivo de participes como un uno orgánico y creciente en complejidad y cantidad, contradictorio y polifacético, ancho de miras, tan inmenso como la humanidad entera que puede participar en él en potencia (espero que me sepa dispensar el tercer mundo ajeno a este insulto). Libertad quizá excesiva que puede abrumar a más de uno: no en vano, un juego se define por sus reglas y de ellas depende su gracia; su ausencia puede resultar en un campo demasiado grande para explorar, desolador (¿causa subyacente para el nacimiento de un movimiento como Oulipo, también cercano al dadaísmo-surrealismo, pero que se opone a su libertad infinita mediante la aplicación consciente y razonada de restricciones que permitan nuevas formas de creación?)

Para los escépticos, cabe la salvedad que google docs guarda un historial de todas las modificaciones. Cualquier proceso destructivo sera reversible, por tanto (o, aún mejor, el participante podrá acceder a cualquier versión del historial). Además, incorpora un chat (si no fuera suficiente, podría abrirse un foro) que puede hacer el proceso de creación mucho más cooperativo y comunitario, si así se quisiese.
    A más a más, para evitar confrontaciones inútiles que no lleven a nada debido a posiciones muy diferentes respecto a como debe desarrollarse la trama o su formato,  se trabajaran y abrirán varios frentes a medida que progrese el avance (p.e., a modo de: "decide tu propia historia" o "una leyenda" -o de maneras más cercanas a las propuestas del hipertexto, preferiblemente -obviando así al demiurgo en el que tendría que transformarme-, abriendo cada participe su propio documento google doc que se enlazara al original, y así indefinidamente, en un ramificación sin fin-); el demiurgo se encargara de ello (si se le informa al respecto, pues no es adivino ni divino, por absurdo que parezca) y, si es necesario, de ilarlo todo posteriormente(ver I3 -repito: con lo que se ahora del hipertexto, prefiero que en caso de bifurcación excluyente proliferen los docs y se enlacen entre ellos según crean conveniente sus participantes, con plena libertad ).
   Para empezar, inicio con dos: uno libertino y dadá, sin chats que valgan, y otro formal y reglado, más comunitario, si bien la poca cantidad de gente que presupongo, espero que equivocadamente, que participara, no justifica la proliferación de frentes que reduce el avance de los mismos.

Experimentos abiertos


(acepto sugerencias y documentos ajenos en los que se siga el mismo procedimiento/filosofía para enlazarlos aquí comunitariamente: ¡empieza tú tu propio cuento!
También recomiendo para el buen crecimiento de este proyecto, si lo crees interesante, que invites a tus contactos y conocidos a participar)

Experiencias cerradas
Todavía ninguna


Ideales y detalles
1.De la manera en como esta planteado no me parecería inviable crear una autentica "historia interminable" que pueda pasar de generación. (esta por discutir con Futuro las posibles dificultades que puedan tener quienes hagan aportaciones sin tener un conocimiento completo de la obra, algo inevitable si esta es verdaderamente interminable. Se me sugiere que sinopsis o bloques disjuntos que no requieran saber de la trama previa pueden aliviar este punto -la no linealidad, la perdida del concepto de trama, etc. pueden ayudar a este respecto-. No obstante, también se me hace saber que esto no tiene porque ser un problema: la historia de la humanidad prosigue sin el conocimiento de su historia integra por parte de sus participes, lo cual da lugar a redescubrimientos y revalorizaciones de obras y autores de todos los campos. Basta con cambiar de bloque/capitulo cuando el participe en cuestión no conozca la parte precedente, o desarrollarla sin pronunciarse al respecto de lo anterior; no importa, por ejemplo, como fuese la relación entre A y B si intuimos que es de amor: todas son iguales y muchos las conocen y han vivido:el olvido de recuerdos o la confusión entre recreaciones mentales, sueños, ... con la realidad pueden permitir continuar el texto sin conocerlo ni leerlo. Por otra parte, el tiempo y una mano hábil pueden también finalmente unirlas a medida o mientras estas crecen (in)dependientemente. El uso de vueltas de tuercas varias, puede, ademas, paliar, si se quiere -y con todo el debido respeto a los surrealistas, irracionalistas,..-, las posibles contradicciones que puedan surgir de ello (p.e., apelando a simulaciones, pataforas, etc., es decir, a hiperrealidades o a la propia realidad -como en el Diccionario Jázaro de Milorad Pavić, consensuado exponente del hipertexto, El libro flotante de Caytran Dölphin, ejemplo de literatura colaborativa, o the Slenderman, reapropiación/revivificación de una leyenda/mito urbano) 

2.El seudónimo colectivo de estos experimentos sera: "el Vaho de la Bruma (V.B.)". Todo aquel que participe en ellos deberá preferiblemente estar dispuesto a ceder la autoría de lo escrito sobre este nombre, si bien para evitar conflictos legales y malentendidos recomiendo que si se valora la autoría del fragmento en cuestión, siendo esto una comunidad de bloggers, se publique la aportación previamente en su blog . 
    Si las obras de dicho autor anonimo y colectivo generaran ingresos, que lo dudo, el autor/colectivo en cuestión discutiría entonces en que se debe revertir. (Este punto esta aún por discutir con Marcos y con el Futuro: se muestran recelosos ante la idea de morir de hambre teniendo una fuente de ingresos, pero admiten que si las colaboraciones fructiferan es licito ceder los derechos a la quimérica entidad que es V.B., haga o no uso de ellos)

3.Yo, como creador del documento, tengo poderes especiales sobre el mismo, como puede ser acceder al historial y restaurar versiones anteriores. En consecuencia, actuare como una suerte de demiurgo platónico o de pequeño Dios (siempre y cuando no se lo defina como bondadoso...ni tampoco como omnisciente, ni omnimodo, ni...ni como Dios, en definitiva, ya que en caso de que el proyecto crezca cual historia interminable, me resultaría inabarcable e intentaría ceder estos poderes: en este sentido seria cuestión de averiguar como puedo romper esa frontera: al primer interesado, que hable y lo miramos). 
    Mismamente, quiero reivindicar que las continuaciones a los cuentos pueden revertirse a través de otros documentos, colaborativos o no, propios o ajenos. P.e., en un momento del escrito un personaje hace referencia a una anecdota pero sin explicitarla, o afirma una sentencia de manera gratuita; ahí podría ser interesante, según el participante, explicitar en un enlace tal anecdota, o los motivos (por experiencia propia, por argumentación,...) que le llevan a afirmar esa sentencia (al estilo de la wikinovela).     
    Este proceso puede reiterarse indefinidamente, como recuerda Aristoteles: "La consecuencia, con frecuencia ridiculizada, de estas opiniones es que se destruyen a sí mismas. Pues al afirmar que todo es cierto afirmamos la verdad de la afirmación opuesta y, por consiguiente, la falsedad de nuestra propia tesis (pues la afirmación opuesta no admite que ella pueda ser cierta). Y si se dice que todo es falso esta afirmación resulta también falsa. Si se declara que sólo es falsa la afirmación opuesta a la nuestra, o bien que sólo la nuestra es falsa, se está, no obstante, obligado a admitir un número infinito de juicios verdaderos o falsos. Pues quien emite una afirmación cierta declara al mismo tiempo que es cierta, y así sucesivamente hasta el infinito"


4.Del mismo modo que las bases gratuitas o la música libre son una suerte para pequeños grupos de cine amateurs, actores o cantantes, este experimento bien puede ser un diluvio de ideas y fragmentos brillantes que puedan inspirar a otros a hacer obras mayores o mejores. En estos casos, y siempre citando a Vaho de la Bruma, se permitirá la reproducción y modificación de ese fragmento, que se incluirá o no de manera natural en la obra del inspirado (p.e., si este tomara un cuento en proceso y lo modificara e hiciese finalizar de una manera dada, o si tomase como marco de su historia dos fragmentos del cuento en proceso como yo hice con Kafka en "inspiraciones kafkiano-marxistas", o vete tu a saber qué). En estos casos se agradecería que, por lo menos, se hiciese saber de la existencia de esa obra -ayudando a la promoción del proyecto y su continuación-, y, preferentemente, que esta constase en el apartado: "experiencias cerradas" (y todavía mejor, si no obligado, que fuese de acceso libre como lo fueron para él estos experimentos).

5.  Como ya dije en "llamamiento a...¿mis lectores?" apelando a Nietzsche, quiero creadores en mis filas. A la reciente ola de suscriptores les digo: escriban, participen. Formen parte de algo grande; háganlo grande.
   Y aún les digo más: no habiendo normas que pueda imponerles, Vaho de la Brum aclama las no-normas cuando todavía esta formado por un solo conjunto, por mi y todo lo que yo soy (Sekioz, Porio, Marcos, Sacrom, Dr. Carrascosa,...) :

La primera regla del Vaho de la Bruma es:
Nadie habla sobre la bruma...
La Segunda regla del Vaho de la Bruma es:
NADIE habla sobre la bruma...
La tercera regla es:
La escritura de un cuento termina cuando uno de los escritores grita "alto",
o cuando todos los interesados pierden la vertical; 
en ambos casos, una copia del resultado se cierra 
mientras el original sigue abierto para presentes o futuros participantes.
La cuarta:
Tantos escritores simultáneos como puedas soportar,
lo que dependera de si trabajan sobre una misma parte/tema/trama... o no.
(para los más conservadores: solo una persona a la vez)
La quinta:
Tantos cuentos a la vez como seas capaz de sobrellevar o involucrarte
Sexta:
Se escribe sin obstrucciones de libertad
Septima:
Cada aportación dura lo que tiene que durar
Y la octava y ultima regla es:
Si esta es tu primera vez en el Vaho de la Bruma,
entonces... TIENES que escribir.


Actualización 16/11/2011: he re/descubierto el/la concepto/etiqueta "narrativa hipertextual" a través del interesante articulo: "Creación literaria en la Red: de la narrativa posmoderna a la hiperficción", de Teresa Gómez Trueba (Universidad de Valencia, 2002) que considero así mismo complementario a lo que acabo de exponer como introducción; pese a su antigüedad -en la que se han roto enlaces-, es más informativo y completo que este post.  


Ahora sí... ¡comience la orgía literaria!





No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.