NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

lunes, 16 de julio de 2012

¿Quién no puede matar a un niño?


Estúpidos niños bajo mi ventana
cantan y bailan, cantan y bailan.

Estúpidos niños bajo mi ventana
gritan y luchan, gritan y luchan.

Estúpidos niños bajo mi ventana....
¡Ay, quién los matara! ¡Ay! ¿quién los matará?

Nota: el titulo hace clara referencia a la película "¿Quién puede matar a un niño?", probablemente la mejor y más interesante versión que se pueda hacer sobre "la invasión de los ultracuerpos". 

Aunque pueda resultar irónico, descubrí el film a partir del poema (no es la primera vez que procedo así, como ya describí en ¡cítalo textualmente!)* 

Una versión alternativa cambiaría el cuarto verso por "gritan e insultan, gritan e insultan". Decidí quedarme con la otra porque conserva un cierto paralelismo con el segundo verso: cantar=gritar, bailar=luchar (cf. capoeria), si bien, ahora que lo pienso, podría escribirse también "insultan y luchan".

* Quizá el caso más descarado/gracioso hasta el momento allá sido el que incito estas palabras:
"Un porcentaje elevado -y creciente- de mis cosas están hechas en China, luego se me ocurre postear "I'm made in China" amparado bajo el axioma capitalista "soy lo que tengo", creyendose así ingeniosisimo, mi cerebro; la monda lironda, vamos. Pero entonces yo le digo, receloso: "pero, ¿de verdad crees que algo tan burdo y simple no ha sido ya 'deducido'?". Ofendido, mi cerebro lo googlea: salen 494.000 resultados; el mundo es un pañuelo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.