NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 24 de febrero de 2013

Retorno a las cavernas


«Si te conviertes en otro sin dejar de ser tú, ya nunca te sentirás solo» (Juan Marsé, El amante bilingüe)

Supongo que eso justifica que me justifique aquí, ante -en apariencia- nadie más que yo. Retome el blog básicamente por $n$ motivos:

• Semana de vacaciones tras el mes de exámenes.

• La esperanza de poder integrar LyX y blogger de manera satisfactoria.

• «Necesitaba» citar ciertos textos (como el de historia de las matemáticas o el fragmento de Dostoyevski) en otros en los estoy trabajando «actualmente». Esta clase de intertextualidad o interconexion siempre la he llevado a cabo mediante el blog, y creo que seguiré haciéndolo así a pesar de encontrarla bastante desafortunada (pues de momento no se me ha ocurrido nada mejor: drive no indexa y se ve horrible, scribd quisiera que fuera un lugar más ordenado que este caótico blog), por lo que es posible que muy esporadicamente publique alguna cosa con esta única finalidad (como el pendientisimo «del en sí») u otras.

«Aquella fundación fue el último símbolo a que condescendieron los Inmortales; marca una etapa en que, juzgando que toda empresa es vana, determinaron vivir en el pensamiento, en la pura especulación. Erigieron la fabrica, la olvidaron y fueron a morar en las cuevas. Absortos, casi no percibían el mundo físico. [...] El cuerpo no era más que un sumiso animal doméstico y le bastaba, cada mes, la limosna de unas horas de sueño, de un poco de agua y de una piltrafa de carne. Que nadie quiera rebajarnos a ascetas. No hay placer más complejo que el pensamiento y a él nos entregábamos. A veces, un estímulo extraordinario nos restituía al mundo físico.»
J. L. Borges, El inmortal


«Su pensamiento era tan profundo... que un día se ahogó en él» (¿Autor anónimo?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.