NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

lunes, 25 de marzo de 2013

¿Querrías leerme en tiempo real?

Hace un tiempo estuve recordando los abandonadísimos proyectos de Vaho de la Bruma, en especial el primero, el "tú escribes". Mi intención con él era aprovechar la moda del cloud collaboration para fines literarios. En este sentido, y dado que nadie participó, lo considere un completo fracaso, si bien he de reconocer que tampoco me esmere demasiado, ya que a medida que iba viendo que todo aquello no era tan innovador como creía al principio (link) y que necesitaba de un publico fuerte y previamente motivado (que obviamente ni tenia ni tengo) me fui desilusionando.

Pensando en ello, digo, me replanteé la experiencia. Que no participen (desde un punto de vista creativo, pues recuerdo que alguien me corrigió una falta) no significa que no estén. ¿Y si prefieren la posición de voyeur? Entonces me sobrevino la inevitable pregunta: ¿existían ya tales modelos conductuales? Evidentemente, sí. Al poco de googlear ya me había topado con la historia de Silvia Hartmann (en castellano llano).

La cuestión estribaba, pues, en que collaborative real-time editor utilizar. En su momento emplee Google Docs (ahora Drive), que es la misma alternativa por la que optó Hartmann. Sin embargo, las deficiencias del servicio son notables si lo comparamos con un procesador de textos habitual (ya no digamos con LyX/LaTeX). Y aunque ciertamente no me importaría escribir relatos o ensayos cortos a través de Drive, ni se me ocurriría usarlo para una novela (no, al menos, después de migrar al maravilloso mundo de LyX).

Así, el paso siguiente era obvio: ¿existía un análogo para LyX? Resumiré mi "investigación" con el siguiente fragmento de e-mail de consulta:
[...] Sé que para LaTeX hay varias opciones, pero LaTeX y LyX no son exactamente lo mismo. He estado buscando al respecto, pero lo máximo que he encontrado es esto: http://wiki.lyx.org/Devel/Collaboration (aquí también lo comentan, pero muy de pasada) así como varios debates:
lo que, hasta donde he mirado/entendido, no es muy alentador. [...]

Sea como fuere, y como ya he dicho, para textos cortos no me importaría emplear GDocs, por lo que la pregunta culminante sería la siguiente: ¿merece la pena? (por favor, si alguien lee esto, que comente o conteste la encuesta). De momento, y por si acaso, ya me he abierto una cuenta de Twitter (@SekiozDeNiafre. Sí, @Sekioz ya existía) para anunciar las sesiones de escritura junto con el enlace correspondiente. 


"nadie quiere deber nada a sus contemporáneos" Borges parafraseando a Samuel Johnson en Deutsches Requiem. Les encantara a quienes conciban este post como un velo, un cuento que pretende hacer creer que el efecto fue antes que la causa y que pueden llegarse a las mismas ideas de manera independiente (como es tan común en matematicas) y que el concepto de autor está sobrevalorado. Les encantara, digo, a quienes me conciban como un vulgar imitador de Hartmann. Dixi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.