NOTA: Aunque recibiré con los brazos abiertos a cualquier nuevo visitante, especialmente en lo que concierne a los proyectos de Vaho de la Bruma, nótese que este blog permanece enterrado desde Julio de 2013, tras un año de deterioro progresivo y otro de notable silencio (cf. Recapitulación). El Fénix que de estas cenizas quizá nacerá, en Scribd, si es el caso, lo hará.
Derechos: la imagen de cabecera pertenece a Platinum FMD, mientras que la del fondo es de ¿Eric Sin (Depthcore)?

domingo, 31 de marzo de 2013

Siéntese correctamente, por favor

Imagínate la poya de un violador entrando en su victima... salvo porque la poya es en realidad un hombre herido de bala en un costado y la victima un taxi con la puerta trasera abierta. No importa; en este mundo frívolo la violencia de la intromisión sera legítimamente equiparable.

─Siéntese correctamente, por favor.
─¡¿Qué?!
─Que se siente, he dicho.
─¿¡Eres imbécil!? ─gritó, frenético, antes de que ningún "dixi" pudiera ser entonado. De hecho, bien pudo ser un acto reflejo a la mera quietud, a la falta de movimiento del vehículo─ No ves que me estoy desangrando, que me están persi...
─No lo repetiré ─fue diciendo, calmado, al ver que era ignorado; en verdad, podría decirse que no hubo pausa alguna entre su "he dicho" y su "no lo repetiré"─. Es su ultima oportunidad.
─ ...guiendo, que nos van acribillar en cualquier momento..., ¡estás rompiendo el ritmo cinematográfico de la escena, retrasad...

El conductor apretó el acelerador. Una bala reboto en el asfalto antes habitado por la rueda trasera. Los engranajes iniciaron su rutina. Dos brazos de acero emergieron de los asientos a modo de cinturones; los dos machos, en el centro ambos, estaban formados por varios conos giratorios: pequeñas perforadoras. Antes de que tuviera tiempo de reaccionar, su pelvis, sus pectorales y su cráneo habían sido atravesados. La alfombra tomo su habitual baño y banquete de sangre. Era un hermoso día para morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El pudor es un estigma social: descuartizame, y mis manos resquebrajadas te aplaudirn.